Noticia

Infiniti desvela los detalles sobre su primer FX diésel

Redacción Auto Bild

07/05/2010 - 12:16

Uno de los crossover más llamativos y elegantes del mercado, el Infiniti FX, está disponible con un nuevo motor bajo su capó; sus cifras hablan de deportividad y prestaciones... y es diésel. Efectivamente, la marca japonesa estrena en Europa un propulsor de gasóleo y lo acompaña de otras dos primicias en el Viejo Continente: el avisador de colisión frontal y el sistema que previene los cambios involuntarios de carril.

La arquitectura del FX, su aerodinámica y su sistema inteligente de tracción total son el acompañamiento perfecto para la mecánica 3.0 V6 de gasóleo que el modelo hace debutar en el Viejo Continente. Su consumo medio es de 9 l/100 km, mientras que las emisiones de CO2 llegan a los 238 g/km, menos que ninguno de sus “hermanos”.

También impresiona su par máximo (550 Nm), disponible desde las 1.750 vueltas -más incluso que el FX50, el buque insignia de la gama-, lo que demuestra su espíritu dinámico. Este derroche de fuerza se gestiona mediante una caja de cambios automática de siete marchas. Con 238 CV, su potencia está entre las más altas de los motores V6 con un solo turbo; alcanza los 100 km/h desde parado en 8,3 segundos y su velocidad máxima es de 212 km/h. Incluso el escape ha sido afinado para que el sonido sea deportivo, pero lo que más sorprende es su facilidad para adelantar, afirma Infiniti.

El FX diésel cuenta con los acabados GT y S; ambos pueden adoptar el nuevo ”apellido” Premium, que representa el tope de gama. El primero se inclina hacia el equipamiento de lujo y, como elementos de serie, incluye la tracción total, tapicería de cuero, asientos delanteros ventilados y calefactados, faros bixenón con función cornering, cámara y sensores de aparcamiento traseros, techo solar y llantas de 20 pulgadas. Por su parte, el FX S llama al dinamismo con banquetas deportivas, control continuo de la amortiguación, llantas de 21” y el dispositivo RAS (Dirección Trasera Activa, en sus siglas en inglés), hasta ahora sólo disponible en el FX50, que mejora la estabilidad y la agilidad. Exteriormente, se distingue por sus cristales ahumados en los faros y unos cromados oscuros en el frontal.

En las versiones Premium, la dotación se amplía con sistemas como el control de crucero inteligente, que mantiene la distancia de seguridad. Si se desactiva, entran en acción el asistente de frenada inteligente y el avisador de colisión frontal, que precarga los discos para prepararlos ante una posible frenada de emergencia. Además, los modelos diésel contarán con un dispositivo -llega por primera vez a Europa- que previene los cambios involuntarios de carril. No sólo advierte al conductor, sino que frena las ruedas del lado correspondiente para que el vehículo vuelva a estar dentro de las líneas de la carretera. Sólo funciona por encima de los 70 km/h y puede desactivarse si se desea.

El nuevo Infiniti FX diésel estará en los concesionarios españoles a finales de junio o primeros de julio. ¿Su precio? Entre los 60.900 y los 69.840 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Todo sobre Infiniti

Infiniti

Buscador de coches