Skip to main content

Noticia

Impuesto al diésel: ¿lo mantendrán si llega a haber gobierno PSOE-Podemos?

La mayoría de las ventas de vehículos de ocasión las acaparan motorizaciones diésel

Ojo, no son más que especulaciones

Lo que vas a leer a partir de ahora son suposiciones basadas en lo dicho por los partidos en tiempos de campaña y previos. De acuerdo con sus programas electorales y su posicionamiento respecto al a guerra al gasóleo, esto es lo que parece sucederá con el impuesto al diésel en caso de que haya un gobierno PSOE-Podemos.

Hagamos primero un poco de background (es decir, vamos a repasar qué es el impuesto al diésel). A finales de 2018, con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, recibimos las primeras informaciones acerca de la intención de incrementar el precio del gasóleo con un nuevo gravamen.

La idea estaba contemplada en el plan del Ministerio para la Transición Ecológica para bajar los altos índices de contaminación y cumplir con los niveles que Bruselas ha exigido. Y suponía un incremento del precio del gasóleo que se debería ir aplicando de forma gradual con tope en 2020 (ojo, no confundir con el tipo especial único que ha hecho que paguemos hasta cinco euros más por depósito desde que empezó el año).

Sin presupuestos, no hay impuesto

El impuesto al diésel estaba contemplado en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, pero como la votación (a mediados de febrero) se saldó con un "no", la cosa quedó en suspenso (sin el apoyo del Congreso, el Gobierno no puede cambiar impuestos).

 Echemos un vistazo entonces a lo que dijeron durante la campaña electoral PSOE y Podemos a este respecto.

El pliego de promesas del PSOE hablaba de la transición tecnológica, de cómo y por qué es importante llevarla a cabo y colocaba a la fiscalidad verde como uno de los pilares de su estrategia. Unidas Podemos era mucho más claro con propuestas reales para incentivar una movilidad eléctrica al alcance de todos. El partido de Pablo Iglesias también hablaba "de una reforma de la fiscalidad que favorezca la introducción de los modelos más adecuados, pero que tenga en cuenta factores como la renta del comprador, al tiempo que se garantice que esta progresiva sustitución de los combustibles fósiles no va a correr a cargo de las personas usuarias".

Entonces, ¿qué pasará con el Impuesto al Diésel?

Pues como sucede en Juego de Tronos, todo dependerá de quién se siente en el trono (este no de hierro).

Si Pedro Sánchez se queda en La Moncloa con el apoyo de Podemos es muy posible que el nuevo gravamen salga adelante pues los suyos son los partidos que más claramente se han posicionado a favor de convertir el diésel en el principal responsable de la contaminación atmosférica. PP y Ciudadanos (VOX apenas se ha pronunciado a este respecto), también quieren reducir las emisiones del tráfico rodado; incluso hablan de modificar la fiscalidad pero, a priori, no piden castigar a los usuarios de gasóleo como condición.

Y además