Skip to main content

Noticia

Huelga de examinadores de tráfico: está es la situación real

Golpes, palizas… Por esto están en huelga los examinadores

Tras cinco meses de paros, los examinadores de tráfico vuelven a trabajar. ¿Qué ha cambiado?

El titular de esta noticia debería ser: fin de la huelga de examinadores de tráfico. Cierto es que ese es el resumen, pero tras analizar la situación real del conflicto, hemos visto que no es el más acertado.

Efectivamente ayer los examinadores de tráfico anunciaron que volvían a trabajar tras cinco meses de paros intermitentes. La huelga de examinadores comenzó en junio. Convocada por la asociación Asextra era el remate a una serie de movilizaciones y protestas para hacer pública la precaria situación de estos trabajadores que en los últimos meses habían visto aumentar su carga de trabajo, reducir el número de funcionarios y, sobre todo, se sentían estafados por el Gobierno no había hecho realidad el compromiso de aumento salarial prometido en 2015, cuando protagonizaron otra huelga.

No te pierdas: huelga de examinadores, la posición de los tres grandes afectados

La exigencias de los examinadores de tráfico para finalizar la huelga pasaban por empezar a recibir un complemento salarial de 214 euros al mes tal y como se había comprometido hace años el Gobierno que les prometió una subida de 250 euros mensuales repartido en 14 pagas. También pedían que los examinadores que habían secundado la huelga cobraran íntegra su productividad, exactamente igual que los que habían seguido haciendo su trabajo.

La postura de la DGT ante la huelga de examinadores fue firme desde el principio. Mientras surgían ideas para paliar las consecuencias de los paros (las autoescuelas catalanas pidieron que Guardias Civiles de Tráfico se convirtieran en examinadores), desde Tráfico mantenían que el aumento de sueldo era competencia de la Agencia Tributaria y que ellos no podían hacer más que trasladar su petición a Función Pública que sí consideran competente.

Respecto a la falta de personal (a día de hoy la plantilla la forman 700 trabajadores, 200 menos que antes de los recortes), el equipo creado por el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, para lidiar con los representantes de Asextra, presentó varias propuestas:

  • Militares mayores de 45 años harán de examinadores.  
  • Convocatorio de promoción interna. Convocarán 435 plazas de promoción interna a la que podrá acceder el personal "que en el momento de la convocatorio esté desempeñando un puesto de examinador/a". Todos los que accedan a estos puestos subirán así de categoría.
  • 70 plazas de acceso libre. Se adjudicarán a los largo de 2018. Los aspirantes tendrán que superar un curso especial.
  • Creación de un nueva especialidad. En un comunicado, la DGT ha anunciado su intención de crear un nueva especialidad  que agruparía a los examinadores de tráfico. Para ellos esto no es suficiente pues su deseo es formar parte de una nueva escala.

Los examinadores consiguen el apoyo de toda la oposición; no del PP

Nada de lo anterior fue suficiente. Como tampoco lo fue la propuesta presentada por Tráfico en la última reunión mantenida a mediados de noviembre con Asextra en la que ofrecían un aumento de sueldo en forma de horas extra. Fue entonces cuando se anunció la imposición de servicios mínimos del 50% y se cerró la puerta al complemento salarial. "No vamos a pagar más por trabajar menos" , dijo entonces Gregorio Serrano.

Los examinadores de tráfico volverán a la huelga el lunes

La situación empeoró cuando el comité de huelga endureció el pulso, presentó los papeles para alargar los paros y un recurso ante la Audiencia Nacional para denunciar lo que consideraban unos servicios mínimos ilegales. Fue rechazado.

Y así, con tan mal pronóstico, llega la noticia: los examinadores de tráfico desconvocan la huelga.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha cambiado?

Por parte de Tráfico todo sigue igual. Lo que ha cambiado es que Asextra ha conseguido el apoyo y el compromiso de todos los partidos políticos de la oposición para llevar ante el Congreso la propuesta de complemento salarial.

Lo harán poco después de que comience 2018 y por el reparto de escaños no les costará mucho sacar la medida adelante aunque el PP mantenga su postura en contra.

Hasta entonces, los examinadores de tráfico volverán a trabajar pero no bajarán la alerta. Desde Asextra aseguran que la desconvocatoria de la huelga no será definitiva hasta que vean el complemento salarial reflejado en sus móminas.

El peligro al que se enfrentan las autoescuelas españolas

Las cifras de la huelga

Que a los examinadores de tráfico les suban el sueldo 214 euros al mes va a costar a las arcas del Estado 2,75 millones de euros. Suena alto, pero la cifra es mucho menor de lo que ha costado el que ya es el conflicto más largo de la Administración.

Según datos recabados por el diario El Mundo, las pérdidas que ha ocasionado la huelga de conductores ascienden a 90 millones de euros para las autoescuales (más de 130 centros han tenido que cerrar); 4.225 euros para los examinadores que han secundado los paros; y cerca de 1,8 millones para la Administración por las tasas que han dejado de cobrar de los 210.000 exámenes que se han suspendido.

 

 

Lecturas recomendadas