Skip to main content

Noticia

HSV podría convertirse en Walkinshaw en 2018

El último de los Holden HSV llega con 638 CV

Tras quedar Holden relegada a mero importador y transformador de modelos General Motors para Australia, su división deportiva se renombrará.

En 2013 General Motors adelantó que en 2017 Holden dejaría de fabricar vehículos propios. El aviso parecía lejano y daba la impresión de que, hasta la fecha señalada, podía ocurrir de todo. Sin embargo, el grupo americano siguió su hoja de ruta establecida y el último modelo específico de su rama australiana, el Holden Commodore, ya ha dicho adiós, estando estipulado que sus últimas unidades salgan de fábrica durante el mes de octubre. En esta tesitura, la supervivencia de la división de tuning de la marca, Holden Special Vehicles (HSV) pasa por transformarse.

VÍDEO: Así hace drift el Commodore V8

Todavía no es oficial, pero desde Car Advice apunta a que en 2018 HSV pasaría a llamarse Walkinshaw, según fuentes cercanas a la marca y también confirmado por tres concesionarios de la zona. El cambio de nombre a una denominación genérica que no incluye referencias a ninguna marca en concreto podría indicar que el negocio de importación y conversión a conducción con el volante a la derecha se podría ampliar a nuevos modelos como por ejemplo el Chevrolet Camaro o el Chevrolet Corvette.

El movimiento para perpetuar HSV obedecería a los buenos resultados obtenidos en 2016 por parte de Premoso Pty Ltd (la compañía de la que forma parte HSV). Los beneficios aumentaron 25% durante el pasado ejercicio, ya que la inversión realizada en 2015 para desarrollar los programas de nuevos modelos del especialista empezaron a reportar beneficios. A corto plazo se espera que el primer trabajo de Walkinshaw sea un Colorado, que verá la luz en 2018 y recibirá mejoras tanto visuales como mecánicas.

Fuente: Car Advice.

Lecturas recomendadas