Skip to main content

Noticia

Competición

El hobby de André Villas-Boas, del fútbol al Mundial de Rallys

André Villas Boas

André Villas-Boas ha entrenado a equipos como el FC Porto, Chelsea o Tottenham Hotspur. Temporalmente, ha cambiado el banquillo por un coche de carreras.

El Rally de Portugal del WRC cuenta este fin de semana con un ilustre personaje, habitualmente ajeno al automovilismo: André Villas-Boas. El conocido entrenador de fútbol de equipos como el FC Porto o el Chelsea, debuta en el Mundial de Rallys con un CItroën C3 Rally2, tres años después de participar en el Rally Dakar. Además de disfrutar al volante de un coche de carreras, dará visibilidad a su propia fundación benéfica, Race for Good.

VÍDEO: Claves del GP Mónaco F1 2021

André Villas-Boas es un gran aficionado al mundo del motor y la principal muestra de ello es que en 2018, sin experiencia en este tipo de aventuras, se inscribió en el Rally Dakar, la prueba más dura del motorsport. A sus 40 años, abandonó su zona de confort y se olvidó del fútbol durante unas semanas para cumplir un sueño. Desafortunadamente, no pudo acabar y el reto de llegar a meta sigue pendiente, después de sufrir una lesión en la espalda al impactar contra una duna en la cuarta etapa.

Después de entrenar al Olympique de Marsella entre 2019 y principios de este año, el que fuese campeón de la Europa League en 2011 con el FC Porto, ha vuelto a ponerse el casco. Esta vez, para competir en el Rally de Portugal, al volante de un Citroën C3 Rally2 de Sports & You, con Gonzalo Magalhaes como copiloto. 

La experiencia de André es limitada. Más allá de los test en los que ha podido participar a modo de preparación, este año el técnico portugués también corrió en el Rali Vieira do Minho, en el que finalizó en la décima posición con el mismo coche con el que corre en el Rally de Portugal este fin de semana. Uno de sus objetivos es disfrutar, pero también hay otros motivos por los que Villas-Boas participa en la cita mundialista.

Villas Boas y Ogier

Por una buena causa

Villas-Boas no solo corre en el Rally de Portugal para divertirse y disfrutar de su segunda gran pasión  después del fútbol. El portugués también dará visibilidad en la decoración de su vehículo a su fundación, "Race for Good", mediante la que recauda fondos para la APPACDM (Asociación Portuguesa de Padres y Amigos de Ciudadanos con Discapacidad Mental) de Oporto, la fundación Laureus y Ace Africa.

"Corrí el Dakar en 2018, y hace un año, cuando se terminó el primer confinamiento, José Pedro Fontes (responsable del Citroën Rally Team en España y Portugal) organizó un test cerca de mi casa, y me invitó. Aluciné cuando probé el C3 R5 de Pepe López... Me entró el gusanillo de salir a un rally con ese coche. Debuté hace unas semanas a nivel regional, disfruté pero lo pasé un poco mal, casi chocamos... Ahora, aquí estoy, a punto de correr en casa mi primer rally del Mundial, con el objetivo de dar proyección mediática a mi fundación, Race for Good, y recaudar dinero para las causas sociales que defiendo", ha declarado el técnico luso en una entrevista a 'Marca'.

"Mi padre me llevaba a la F1 a Estoril cuando era niño. Vi mi primer Gran Premio con 11 años. También empecé a seguir bastante los rallies con un amigo de la familia. Además, cuando yo era pequeño mi tío (Pedro Villas-Boas) corrió dos Dakar. Siempre me apasionó el fútbol, pero también me atraía mucho la velocidad. A veces hago enduro, y, cuando mi trabajo me lo permite, me apunto a alguna carrera para mantener viva esta afición", añadió.

Villas-Boas no ha vuelto a entrenar después de dejar el banquillo del Olympique de Marsella el pasado febrero. Ahora se ocupa de su otra pasión, pero parece ser algo temporal hasta regresar al fútbol, aunque en las diversas entrevistas que ha concedido tampoco ha dado detalles sobre eso... ¿Y le volveremos a ver en el Dakar próximamente? "El fútbol es mi prioridad, no sé cuándo tendré la oportunidad de volver al Dakar, pero lo haré". ¡Ha dejado pocas dudas al respecto!

Imagen: Facebook Race for Good

Y además