Skip to main content

Noticia

Así han evolucionado los coches de Koenigsegg con el tiempo

Evolución Koenigsegg

De récord en récord.

Koenigsegg es un fabricante pequeño que planta cara en términos de súper e hiperdeportivos incluso a las marcas más pintadas, pero es que además se trata de una compañía realmente joven: su primer modelo vio la luz en 2002, hace menos de dos décadas, pero ha sido tiempo suficiente como para crear una historia repleta de hitos y récords.

Christian von Koenigsegg tuvo la idea de meterse en el mundo de la automoción en 1994, utilizando el dinero conseguido con una aventura empresarial previa. Llevó su tiempo, pero ocho años después el Koenigsegg CC8S era una realidad, y no una cualquiera: entró en el Libro Guiness de los récords por tener el motor más potente jamás montado por un vehículo de serie, un V8 de 4,7 litros y 655 CV de potencia.

Probamos el Koenigsegg One:1

La cifra hacía palidecer las conseguidas por rivales de la época de marcas más prestigiosas, pero la firma no se durmió en los laureles y dos años después, mediante la inclusión de dos compresores Rotrex consiguió elevar la cifra hasta los 806 CV, en un motor que montó su segundo modelo, el CCR.

En 2005 el CCR consiguió en Nardó el título de coche más rápido al alcanzar los 386 km/h (240 mph) y en 2008 CCX fue capaz de acelerar de 0 a 300 km/h en 29.2 segundos. La marca tuvo que esperar casi una década para colocarse otra medalla, aunque dada la talla de esta, la espera mereció la pena: en 2017 el Koenigsegg Agera RS se convirtió en el coche más rápido del mundo alcanzando los 458 km/h y manteniendo una velocidad media de 447 km/h entre las dos pasadas de las que consistió el intento.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además