Skip to main content

Noticia

Un gran atasco en Polonia es provocado por ¡12 toneladas de chocolate!

chocolate
Un camión que transportaba 12 toneladas de chocolate líquido sufrió un accidente en la carretera A2 de Polonia, provocando uno de los atascos más kilométricos que se recuerdan debido a la dificultad que plantea la limpieza de este dulce manjar.

Uno de los accidentes de tráfico más curiosos de los últimos tiempos ha tenido lugar estos días en tierras polacas. Concretamente en la carretera A2, que es la encargada de unir las difícilmente pronunciables localidades de Wrzesnia y Slupca, al oeste del país. Un camión que transportaba 12 toneladas de chocolate líquido volcó por causas que aún se desconocen, provocando una serie de retenciones kilométricas al obligar a cortar la circulación de esta vía en ambos sentidos.

No te pierdas: Accidentes de famosos, ¿conspiración o siniestro?

Dado lo anómalo del accidente, las dificultades para limpiar la carretera fueron máximas. El chocolate se encontraba almacenado en el camión a altas temperaturas para mantener su estado líquido, rompiéndose este equilibrio al salir el mismo de la cisterna. Entones, el chocolate empezó a solidificarse, lo que complicó mucho las labores de restauración de la mencionada A2. Por ello, el equipo de limpieza se vio obligado a utilizar un tractor, además de una cantidad ingente de litros de agua caliente para que el chocolate volviese a su estado líquido.

El responsable del cuerpo de bomberos de Slupca, que es quien coordinó todas las labores de limpieza derivadas de este accidente, aseguró tras concluir su trabajo que había sido una de las situaciones más complicadas a las que se había enfrentado, ya que el chocolate es incluso peor que la nieve para ser retirado. Y en Polonia saben de lo que hablan, teniendo en cuenta los inviernos tan duros que allí viven.

En un primero intento, los operarios encargados de las labores de limpieza trataron de enfrentarse al chocolate ataviados con palas, pero era tal la cantidad vertida que al final hubo que decantarse por los tractores que antes nombrábamos, que fueron acompañados finalmente por máquinas quita nieves. Sin duda, una historia de lo más curiosa en la que lo mejor de todo es que no haya habido que lamentar más allá de los daños materiales y las pérdidas de tiempo originadas a los que circulaban por esta carretera.

Y además