Skip to main content

Noticia

Motor

Galicia: la Guardia Civil intercepta cuatro coches que circulan en sentido contrario

Conductores en sentido contrario

La culpa, dicen, es del GPS

La Guardia Civil de A Coruña, Galicia, ha interceptado esta madrugada a cuatro vehículos que circulaban en sentido en contrario. Cuatro kamikazes que, una vez alertados por los agentes, han asegurado que todo ha sido culpa de las indicaciones del GPS.

El reloj marcaba las 01.15 horas cuando los agentes de la Central Operativa de Tráfico del Subsector de A Coruña veían cómo cuatro coches hacían un cambio de sentido en la puerta de sus instalaciones y se incorporaban a la carretera AC-12 (a la altura de la localidad de Oleiros) en dirección contraria.

Conducción temeraria

El punto está debidamente señalizado y las calzadas con carriles para cada sentido están delimitadas, pero ninguna de los dos circunstancias sirvió para que los cuatro conductores se percataran de que estaban realizando una maniobra ilegal y muy peligrosa.

Dos patrullas de la Guardia Civil fueron alertados de lo que estaba sucediendo. Cuando los cuatro conductores fueron detenidos aseguraron que habían tomado la carretera siguiendo las indicaciones del GPS. Para entonces, habían recorrido casi dos kilómetros en sentido contrario.

Conductores kamikazes, ¿por qué lo hacen? ¿cómo actuar si te cruzas con uno?

Los conductores fueron sometidos a las pruebas de alcohol y drogas, con resultado negativo. Han sido denunciados por conducción temeraria, una infracción grave que supone multa de 500 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir. En los casos más graves, en los que la infracción se convierte en delito, la Ley contempla penas de prisión de 6 meses a 2 años, multa de 6 a 12 meses y privación del derecho a conducir por un tiempo superior a un año y hasta 6 años.

Ante lo sucedido, la Guardia Civil recuerda que el navegador GPS "resulta de mucha utilidad para encontrar una dirección o una ruta" pero incide en que "la responsabilidad de su uso recae en el conductor, que tiene que evitar por un lado su manipulación con el vehículo en marcha y, por otro, debe comprobar que las indicaciones que recibe del navegador son las correctas".

'Kamikazes' por culpa del GPS

Y además