Noticia

Gadgets

Freno de mano y cambio secuencial para tu simulador de carreras

Thrustmaster TSS Handbrake Sparco Mod

Alex Morán

05/02/2018 - 13:35

Ahora sí que sí: a arrasar en los rallyes virtuales.

Muchos de los amantes de los coches sueñan con conducir deportivos y modelos de competición a fondo en los circuitos más famosos del mundo. Como esto se trata de una quimera para el 99,9% de los mortales, la mayoría se conforman con hacerlo de manera virtual en simuladores de mayor o menor calidad. Para los que valoran las cosas bien hechas, utilizar un volante es fundamental, pero el último juguete de Thrustmaster le va a dar una nueva dimensión a la experiencia: el Thrustmaster TSS Handbrake Sparco Mod.

VÍDEO: Este chaval es la leche, de la Play al simulador de McLaren

¿De qué se trata? De un freno de mano. Y de una caja de cambios secuencial. Es todo un 2 en 1 que la comunidad de jugones lleva mucho tiempo demandando, y es que es el complemento perfecto para disfrutar de juegos que incluyan disciplinas como rallyes, rallycross o que tengan algún que otro nivel de drift.

Transforma su Lamborghini en el simulador de conducción definitivo

Desarrollado en colaboración son Sparco, tiene la calidad habitual en los productos de la marca, mide 8,5 centímetros de alto, por lo que es una réplica a escala 1:1 de las reales; el 90% de sus piezas están fabricadas en metal, se puede ajustar la altura y también permite girarla 90 grados para que se coloque en posición horizontal.

Ofrece los siguientes modos: freno de mano progresivo, drifting y transmisión secuencial; por lo que se puede emplear en una amplia variedad de videojuegos y simuladores. De hecho, el Thrustmaster TSS Handbrake Sparco Mod es compatible con todos los volantes de la marca, pero tiene un pero importante: por el momento solo se puede utilizar en PC, así que los gamers de consolas se llevarán un pequeña (o gran) decepción.

Los cinco mejores simuladores de conducción

Fuente: Carthrottle.

Lecturas recomendadas

Alex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Buscador de coches