Skip to main content

Noticia

Frank Stephenson, el mago del diseño, se pasa a la aeronáutica de la mano de Lilium

Frank Stephenson
Frank Stephenson, uno de los diseñadores de coches más influyentes de nuestros tiempos, afronta un nuevo reto de la mano de Lilium, una compañía que tiene como principal proyecto a día de hoy el desarrollo de aviones compactos de alta velocidad con motores sin emisiones.

Cuando alguien lo es todo en su profesión hay que buscar nuevos retos. Y eso es precisamente lo que ha hecho Frank Stephenson, uno de los diseñadores de coches más reconocidos de nuestro tiempo. Tras finalizar su vínculo con McLaren -suyo es el impresionante McLaren P1-, ha aceptado el puesto de diseñador jefe en Lilium para uno de los proyectos de esta empresa aeronáutica, que pretende fabricar aviones compactos de alta velocidad con motores sin emisiones y con capacidad de despegue vertical. Ahí es nada.

Lilium

La idea es que estos nuevos aviones de Lilium supongan una revolución en lo que al transporte se refiere, pero no entre ciudades como los aeroplanos que todos imaginamos, sino dentro de ellas. Para ello, cada aparato, con capacidad para dos personas, cuenta con 36 motores eléctricos individuales en las alas, con los que se podrá alcanzar una velocidad de 300 km/h y recorrer hasta 300 kilómetros con una sola carga. Estaríamos ante el nacimiento de una nueva solución de transporte urbano que sería hasta un 90% más eficiente que su rival más cercano.

No te pierdas: Así ha evolucionado McLaren a lo largo de la historia

“Mi último trabajo ha sido lo más grande que podía hacer en el mundo del diseño de los coches. La pregunta obvia era, ¿qué va a ser lo siguiente? No tenía respuesta fácil, pero esta increíble compañía fundada por cuatro intrépidos jóvenes vino a por mí, sintiendo que era exactamente el paso que quería dar. Lilium va a revolucionar el transporte en las ciudades a través del cielo. La tecnología que están desarrollando es alucinante”, ha declarado Frank Stephenson tras confirmarse su fichaje.

El historial de Stephenson es uno de esos que toda madre querría para su hijo. Nacido en Marruecos y educado en España, comenzó su labor en Ford, desde donde pasó a BMW para diseñar el X5 y el renacido Mini. Para Ferrari hizo el espectacular F430, mientras que Maserati le debe el diseño del MC12. Y todo eso sin olvidar que también ha pasado por los departamentos de diseño de Fiat, Lancia y Alfa Romeo, para acabar su andadura -de momento- en el gremio de las cuatro ruedas como director de diseño de McLaren. Un gran fichaje para Lilium y una gran pérdida para el automóvil.

Y además