Skip to main content

Noticia

Primeras fotos espía del Hyundai RM16N Turbo, ¡alucina!

Primeras fotos espía del Hyundai RM16N Turbo, ¡alucina!

Aunque resulte difícil de creer, el Hyundai RM16N Turbo ha sido cazado en plena fase de desarrollo en el famoso circuito de Nürburgring. La firma surcoreana ha sorprendido a propios y extraños con esta noticia, pues significaría que pronto Hyundai podría tener un deportivo biplaza con motor central y propulsión entre sus filas.

Te interesa: La división N de Hyundai sigue su puesta a punto

¡Esto no nos lo esperábamos! Los fotógrafos espía han sorprendido en el famoso circuito de Nürburgring a la que parece ser la versión de desarrollo de la futura variante de producción del salvaje Hyundai RM16N Turbo, la última evolución del prototipo de deportivo de biplaza con motor central y propulsión que ha mostrado Hyundai. Como puedes ver en las imágenes que tienes en este enlace, la unidad en cuestión está cubierta por completo con camuflaje.

Sin embargo, si sabes cómo es el prototipo Hyundai RM16N Turbo (aquí tienes toda la información que publicamos sobre Hyundai RM16N Concept), sabrás también que con unos simples vinilos resultaría difícil ocultar sus musculosas líneas. Y efectivamente, la unidad sorprendida en el trazado de Nürburgring, aunque cuenta con camuflaje, deja claro gracias a sus gigantescas entradas de aire laterales y gran anchura que no es un modelo convencional, de hecho, sus líneas son prácticamente idénticas a las del conceptmencionado.

Así derrapa el brutal Hyundai RM15 de motor central

El deportivo de propulsión con motor central de Hyundai fue presentado por primera vez en 2014 en forma de prototipo en Corea del Sur y en aquella ocasión, recibió la denominación Hyundai RM14. Poco después, recibió una serie de cambios y pasó a llamarse Hyundai RM15. La tercera y última variante mostrada hasta el momento es el Hyundai RM16N, de ahí que nos refiramos al vehículo cazado en Nürburgring con esta nomenclatura.

Este último vehículo conceptual equipaba un  bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros que, junto a un sobrealimentador eléctrico, era capaz de ofrecer 300 CV y 383 Nm de par motor. Toda esa potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de una caja manual de seis velocidades, mientras que la ubicación del propulsor -posición central trasera, en el lugar donde habitualmente encontrarías la segunda fila de asientos en un turismo- permite mantener la distribución de pesos en un 43:57.

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas