Skip to main content

Noticia

Por esto Mazda desmonta sus coches para venderlos en Rusia

Mazda y el Transiberiano

Los altos aranceles son los culpables.

La aviación desplazó el transporte en tren por su mayor rapidez, peor al aparición de trenes de alta velocidad sumada a los tiempos de espera necesarios para coger un aeroplano, han equilibrado un poco la balanza. Pero eso es en lo que respecta al transporte de personas. En el de mercancías la situación es diferente, y es que en muchos casos es más rentable recorrer el camino sobre las vías. En casos como, por ejemplo, a la hora de cruzar la estepa siberiana, algo que tiene que hacer Mazda para vender sus vehículos en la Gran Madre Rusia. Pero empecemos por el principio.

La marca nipona debe transportar sus coches desde Japón hasta Moscú, un viaje largo, con muchas etapas y con dificultades añadidas debido a las peculiaridades de la nación soviética. Para empezar, los vehículos se fabrican en Hiroshima, desde allí viajan en barco hasta Corea donde (¡sorpresa!) son desmontados por completo.

Beneficios económicos

¿Qué sentido tiene esto? Evitar que se encarezcan de sobremanera. Rusia tiene un mercado altamente proteccionista que grava con aranceles de hasta un 20% la importación de productos, porcentaje que es mucho menor si lo que cruzan la frontera son piezas sin ensamblar.

Por ello vuelven a meterse en contenedores y son enviados de nuevo mediante barco hasta el puerto de Zarubino, donde la marca japonesa tiene una planta de montaje, para más tarde ser transportados a Vladivostok ya en su forma final.

Desde ahí toman la ruta del tren Transiberiano, que abarca 9.300 kilómetros hasta Moscú cruzando una estepa que en invierno suele soportar temperaturas de hasta -40º C. La red viaria cuenta además con numerosas ramificaciones que permiten la distribución de vehículos por las regiones interiores. Cuando finalmente llegan a la capital, lo hacen 10 después de su partida desde Vladivostok, pero el proceso completo se acorta 30 días respecto al que supondría su transporte por mar.

Transporte especial

Los modelos que se transportan son el Mazda6 y el Mazda CX-5, que se transportan en vagones especiales de dos tipos, unos descubiertos (el 30%) y otros cerrados (el 70% restante), todos ellos con un sistema de anclaje especial. Los convoyes están formados por hasta 32 vagones, cada uno con entre 8 y 10 ejemplares, que recorren unos 900 kilómetros diarios.

El fabricante comenzó a utilizar este enrevesado (pero eficaz) sistema en 2012, desde el que han transportado 130.000 unidades, pero tiene fecha de caducidad: 2019. En dicho año Mazda Rusia se pondrá en funcionamiento una nueva planta de fabricación de motores en Vladivostok, lo que permitirá fabricar directamente en Rusia evitando de los elevados aranceles.

Mazda CX-5: diversión exclusiva

Y además