Skip to main content

Noticia

Ya hay solución para la planta de Nissan en Ávila

Ya hay solución para la planta de Nissan en Ávila

Sindicatos y trabajadores han refrendado una solución para la planta de Nissan en Ávila: dejará de ser fábrica de camiones para producir piezas y recambios para el Grupo Renault Nissan. Los empleados sufrirán otras consecuencias como un ERTE y un bonus compensatorio, pero mantienen su antigüedad hasta cinco años.

10 cosas que no sabes de la fábrica de Nissan en Sunderland

Ya hay solución para la planta de Nissan en Ávila.

Recordarás que la factoría castellana de Nissan pasa por momentos complicados después de que se anunciara la cancelación definitiva de la producción del camión NT500 porque las condiciones del mercado no compensaban la inversión que precisaban para adaptar sus motores a la norma Euro6. 

No fue esa la única mala noticia que cayó sobre la fábrica de Nissan en Ávila. También se dijo que los japoneses habían decidido reducir en más de un 40%, hasta 9.500 unidades, la producción anual del otro camión que montan, el NT400. Para afrontar estos recortes, trabajadores y fabricante acordaron realizar un paro técnico de hasta 35 días durante este año.

José Vicente de los Mozos, designado por Carlos Ghosn, como máximo responsable de la alianza Renault Nissan para negociar una solución para la factoría del fabricante japonés en Ávila, explicó entonces que bajaraban tres opciones:

- alargar la producción del camión NT400 más allá de 2019

- asignar otros cometidos a la planta; convertirla en centro de producción de recambios parece que es la más viable

- el cierre definitivo

Aunque se ha estudiado la posibilidad de alargar la producción del NT400 más allá de 2019, la actualización de los motores para cumplir las cada vez más estrictas normas anticontaminación resulta económicamente inviable. Es por eso que trabajadores y sindicatos han decidido refrendar la segunda opción por la que la fábrica dejará de ser factoría de camiones para convertirse en fábrica de piezas y recambios que suministrará a todas las marcas del grupo.

A partir de ahora, se abre un período de tres meses en los que se irán puliendo los detalles antes de la firma definitiva.

Los trabajadores aceptan un ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal) y un bonus compensatorio a cambio de mantener una antigüedad de hasta cicno años. La empresa, por su parte, se compromete a pagar los sueldos aunque no haya trabajo y garantiza que todos los que pieran su empleo (quedan garantizados 471 puestos) tendrán preferencia en la bolsa de trabajo si en un momento dado se amplía la plantilla de la planta.

El preacuerdo entrará en vigor en enero de 2018.

Fuente: EuropaPress

Lecturas recomendadas