Skip to main content

Noticia

Dos BMW M1 destrozados conforman esta obra de arte en una pared

BMW M1 pared

Estos dos BMW M1 destrozados conforman una obra de arte en una pared de un garaje. Los sueños no son baratos, pero esto no nos afecta a todos por igual.

Si pudieras tener el garaje de tus sueños, ¿qué incluirías en él? A un margen de los coches que pudieras guardar en su interior, que apuesto a que serían unos cuantos, seguro que sería una especie de templo de culto al automovilismo, con decoración relacionada. Hoy te traigo esta historia de un apasionado propietario que decidió unir dos BMW M1 destrozados y conformar esta obra de arte en una pared de su garaje.

No te pierdas: La resurrección más radical del BMW M1

El BMW M1 es considerado el auténtico deportivo de BMW. Tan solo se crearon 453 ejemplares entre 1978 y 1981 y, antes de que pienses que este propietario ha arruinado dos de las 453 unidades creadas, te diré que las adquirió en dos subastas diferentes y que ambos coches estaban seriamente dañados por sendos accidentes. Por suerte, ahora disfrutan de una nueva vida en conjunto, y de una forma muy diferente a la que fueron concebida originalmente.

Un BMW M1 decora la pared de este garaje de ensueño

Hace tiempo te contamos la historia de este Pagani en la pared de un salón, y ahora te pondré al corriente de la de este M1. Todo comenzó en 2015, cuando un loco entusiasta del deportivo clásico de BMW encontró un M1 siniestrado a subasta en Internet. Lo adquirió con la idea de devolverlo a la vida, pero finalmente el frontal estaba totalmente destruido. Por suerte, poco tiempo después encontró otro M1 con la parte trasera arruinada por otro incidente, lo que le dio la idea de fusionar ambos vehículos en un solo coche funcional.

Pero este proyecto es ilegal en Estados Unidos, ya que no se puede unir el chasis y la carrocería, o dos mitades de ambos, que hayan sufrido graves siniestros, en un mismo coche que se pueda conducir. De este modo, el propietario decidió crear un solo M1 y convertirlo en una obra de arte para su garaje. “Al principio pensé en unir los dos en un automóvil que funcionara, pero luego se me ocurrió que un accidente podría convertirse en un delito para un coche en funcionamiento”.

“Con la idea del motor en una plataforma, decidí convertir los dos siniestros en una obra de arte”, comenta el propietario en Bring A Trailer, donde se recoge toda la historia. Incluso la combinación de los dos BMW M1 destrozados no fue tarea sencilla, y llevó a un amplio grupo de expertos mucho tiempo hasta poder materializarlo. Luego llegó la instalación en la pared del garaje, la cual puedes ver en el vídeo más arriba. Sin duda, una idea fantástica.

Fuente: Bring A Trailer

Lecturas recomendadas