Skip to main content

Noticia

El Dodge Demon de Hennessey llega hasta los 1.000 CV

Dodge Demon Hennessey
Para derretir el asfalto en las líneas de drag.

Vivimos un momento en el mundo de la automoción en el que cada dos por tres se presenta un nuevo coche que es “el más…” lo que sea en alguna categoría. Sabemos que de todos estos, ya sea por lo efímero de su lorgro o por otras razones, la mayoría se olvidarán con el paso del tiempo, pero hay otros que estarán siempre grabados en la retina del aficionado. El Dodge Demon es uno de estos últimos, configurándose como la máquina de drag definitiva… una máquina que Hennessey ha conseguido exprimir todavía un poco más.

VÍDEO: Así de bruto suena el Challenger SRT Demon

Se sabía que el conocido preparador estaba ‘trasteando’ con el muscle car, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha dado a conocer lo que ha conseguido con él. El Demon monta de serie un motor 6.2 HEMI V8 que desarrolla la nada desdeñable cifra de 840 CV de potencia. El guarismo, más que respetable, se queda bastante corto tras recibir el tratamiento de Hennessey.

Así mantuvo Dodge el secreto del Demon 

Al bloque V8 le instalaron la centralita incluida en la Demon Crate que incluye el modelo y que tiene unos ajustes pensados para las carreras. No solo eso, también se mejoró la gestión del software del propulsor, se modificó el cigüeñal, el sistema de sobrealimentación y se cambiaron los catalziadores por otros de alto flujo. Con todo ello, llevaron al Dodge Demon al banco de potencia a comprobar el resultado.

Tras exprimirlo al máximo, la máquina arrojó un resultado de 800 CV y 1.092 Nm de par máximo entregados directamente a las ruedas traseras. “¿Cómo? Pero si eso es menos que la cifra de serie, ¿qué estamos celebrando?”, pensará alguno, que no habrá caído en el detalle de que medida en las ruedas, la potencia tiene una pérdida de entre el 15 y el 20% de lo que se genera en el motor, lo que implica que el V8 es capaz de generar 1.000 CV.

Y además