Skip to main content

Noticia

F1

Los 10 retos de Vettel en Ferrari

Los 10 retos de Vettel en Ferrari
Analizamos los 10 retos de Sebastian Vettel en Ferrari. El alemán se enfrenta al mayor desafío de su carrera profesional.

Después de la confirmación oficial del fichaje de Vettel por
Ferrari
para las tres próximas temporadas, analizamos los 10
retos a los que el alemán se tendrá que enfrentar en su nuevo
equipo:

1. Superar los números de Fernando Alonso

Independientemente del rendimiento general del equipo, no cabe
duda de que la primera vara de medir que se utilizará en
Ferrari para Vettel serán los
resultados del piloto que ha liderado el equipo durante los últimos
cinco años:  Fernando Alonso. El alemán estará obligado a
mejorar estos registros prácticamente desde su primera carrera.

2. Ganar a Räikkönen

En segundo lugar, obviamente, estará la comparación con su
propio compañero de equipo. Por primera vez, Vettel se medirá a un
campeón del Mundo (de hecho, el último campeón de Ferrari) dentro
del mismo box y, aunque Kimi Räikkönen llega de hacer una de sus
peores temporadas en la Fórmula 1, su segundo año en la Scudería
solo podría ser mejor que el pasado.

3. Hacer de Ferrari un equipo ganador

Ferrari no solo lleva demasiado tiempo sin ganar ningún título,
sino que la entrada de la nueva era turbo ha desbancado a la
Scudería italiana de la pelea por las victorias. En 2014 han sido
superados sistemáticamente por tres equipos (Mercedes, Red Bull y
Williams) y, en momentos puntuales por un cuarto, McLaren. Así que
Vettel estará obligado a llevar a Ferrari a las primeras posiciones
de nuevo.

4. Trabajar sin Newey

Vettel dejará de trabajar con Adrian Newey, un
binomio que ha sido garantía de éxito durante casi un lustro. En
Ferrari, encontrará a ingenieros de primer nivel, como el caso de
James Allison, aunque habrá que ver cómo se entiende trabajando con
ellos y los frutos de esta colaboración.

5. Salir del bache personal

Después de cuatro temporadas de éxito ininterrumpido, Vettel ha
sufrido en 2014 el peor año desde que empezó su racha de triunfos.
Una crisis de resultados que ha puesto a prueba la motivación del
piloto alemán y que le ha llevado a dejar su equipo de toda la vida
por un nuevo proyecto.

6. Mayor presión histórica

La juventud del equipo Red Bull ha jugado a favor del alemán,
para quien cualquier éxito conseguido era suficiente
(independientemente del indiscutible mérito que ha tenido con todo
lo logrado). Pero la historia de Ferrari pesa
demasiado, es el único equipo de la parrilla que está obligado a
ganar todos los años y Vettel empezará a sentir esa misma presión
desde el comienzo.

7.  Igualar a Schumacher

Otra de las comparaciones de las que no se podrá librar Vettel
será una en la que él mismo reconoce estar encantado de afrontar:
los números y récords de quien fuera su ídolo de infancia,
Michael Schumacher. Vettel llega con unos
registros muy superiores de los que llevó 'El Kaiser' a Maranello,
pero el pupilo aún está lejos del palmarés del alemán.

8. Conquistar a la afición

Si hay una afición pasional (y numerosa) en la Fórmula 1 esa
es la de Ferrari. Los tifosi son capaces de pasar
del amor al odio con cualquiera de sus pilotos sin demasiado
esfuerzo. Siempre exigen lo máximo y no admiten excusas por
respuesta. Anteponen el equipo y la marca a cualquiera de sus
miembros. Solo les vale el sacrificio y el éxito.

9. Más trabajo promocional

Podría considerarse un aspecto secundario, porque se sale de lo
meramente deportivo, pero los pilotos de Ferrari son los que más
trabajo tienen fuera de la pista de todo el paddock. Aunque Vettel
llega con buena escuela después de haber 'hombre anuncio' en
Red Bull, los compromisos comerciales de la
Scuderia superan ampliamente los de cualquier otro equipo. Una
sobrecarga de trabajo y presión que no todos los pilotos logran
llevar de la mejor manera.

10. Relación con la nueva directiva

Por último, Vettel será la pieza clave de un
profundo proceso de reestructuración que está afectado a todos los
estamentos de Ferrari. La Scudería ha renovado a
su equipo directivo y esto supone un extra de incertidumbre hasta
poder ver su forma de trabajo o su solvencia a la hora de resolver
problemas y gestionar recursos. 

Y además