Skip to main content

Noticia

El cortacésped más bestia que has visto nunca

El cortacésped más bestia que has visto nunca

¿Por qué utilizar un cortacésped manual o incluso uno a motor cuando puedes montarte en camión de carreras y segar todo lo que encuentres a tu paso? Brian Deegan sabe sacar petróleo de una tarea aburrida.

No te pierdas: Battle Broyale, la última de Ken Block

Quien tenga un pequeño patio en su casa, una parcela o cualquier hogar susceptible de tener césped natural plantado sabe que tener que cortarlo es una de las tareas más tediosas y aburridas que uno se puede echar a la cara. Un cortacésped manual es un suplicio, uno a motor aligera la labor y los top que van con silla y sombrilla incorporada termina en gran parte con la molestia. Lo que ninguno soluciona es la falta de diversión. Pero por suerte aquí están Monster Energy y Brian Diggan para ponerle remedio.

VÍDEO: B.J. Baldwin la lía en Cuba

El piloto seis veces campeón de campeonatos off-road y experto freestyler de motocross (es el que ha ganado más veces en los X-Games) tiene manos de sobra para convertir el mal trago en algo digno de ver y grabar. Y si encima cuenta con la ayuda de un Pro-2 Off-Road Truck de 850 CV de potencia, la dupla está completa. Todo comienza cuando su hija, Hailie Deegan, que también es piloto, le comenta que su madre le ha recordado que hay que cortar el césped. Tras la mala cara inicial de Deegan, no tarda mucho en encontrar la solución.

Y es que, ¿por qué cortar el césped cuando directamente puedes destruirlo? El piloto da buena cuenta de todo su repertorio para eliminar las malas hierbas: segarlas con el frontal al pasar por encima a toda velocidad, aplastarlas al aterrizar tras realizar saltos imposibles, arrancarlas al derrapar sobre ellas y prácticamente atomizarlas al hacer un donut tras otro hasta convertir el terreno en un auténtico erial. Las técnicas son de lo más efectivas, pero también, digamos, ligeramente aparatosas. No es de extrañar que Hailie sentencie con un jocoso: “Mamá le va a matar”.

Fuente: BlackFlag.

Lecturas recomendadas