Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Contaminación coche eléctrico: lo que nadie se atreve a contar

Coche eléctrico

No es oro todo lo que reluce...

El coche eléctrico es una buena manera de reducir el índica de emisiones totales. Los motores tradicionales son culpables en gran medida del daño al medio ambiente en este apartado, encontrándonos en una situación cada año más complicada. Pero, ¿el coche eléctrico no contamina absolutamente nada? ¿Puede haber contaminación en el coche eléctrico? Esto es lo que nadie, o pocos, se atreven a contar…

No te pierdas: 'Así enfoca Honda su paso al coche eléctrico'

Situación extrema

La industria del automóvil tiene gran culpa del efecto invernadero. Según datos recogidos por el IPCC (Panel de Expertos del Cambio Climático), el 14% de los gases que producen esta problemática llegan del transporte. Tener temperaturas altas en meses como febrero o marzo solo es una prueba más de que el problema cada vez es mayor.

El coche eléctrico sí contamina

El coche eléctrico en circulación no emite ningún gramo de CO2, eso es cierto. La utilización de este tipo de vehículo contribuye a bajar los índices de emisiones de CO2, circulando sin que se emite ni un solo gramo. Pero para que un coche eléctrico llegue a tus manos o, sencillamente, para que pueda circular, necesita pasar por procesos que sí contaminan, llegando a la conclusión de que sí contamina, o al menos no es un “Cero emisiones” en el sentido estricto de la palabra.

Coche eléctrico
El coche eléctrico no es un "cero emisiones" desde un punto de vista estricto

Para producir un vehículo eléctrico se necesitan diferentes procesos que, como resultado, emiten miles de toneladas de CO2. De la misma manera, al enchufar tu coche eléctrico a la corriente eléctrica también estamos contribuyendo al aumento de la contaminación, pues esa eléctrica se ha conseguido a través de la quema de carbón en una planta de ciclo combinado. Una planta que está constantemente emitiendo diferentes gases de efecto invernadero.

"Cero emisiones puro"

Aunque la industria avanza hacia ese punto, el conseguir concebir el vehículo eléctrico desde un punto de vista holístico. Por ejemplo, la marca alemana Volkswagen tiene un plan para conseguir fabricar coches eléctricos sin emitir gases contaminantes. La compañía pretende reducir considerablemente la entrada de los materiales y la producción de desechos vírgenes, consiguiendo crear una economía circular.

La marca planea fabricar el Volkswagen ID Neo de esta manera para convertirlo en el primer coche eléctrico con cero emisiones en términos estrictos. No habrá emisiones CO2 en su fabricación, invirtiendo para ello unos 11.000 millones de euros. De esa cantidad, unos 9.000 millones se destinarán a la electromovilidad.

Volkswagen
En unos años los procesos de fabricación dejarán menos emisiones de CO2

Emisiones no evitables

Aunque claro, no todo es perfecto, y habrá emisiones que no podrán ser evitadas a las que llamarán “no evitables”. De entre ellas estará, por ejemplo, las emisiones que se generan en ciertos eslabones de la cadena. En la obtención de materia prima, como el cobalto, se generan emisiones que no podrán ser evitadas.

Y además