Skip to main content

Noticia

Motor

Compra un coche de segunda mano y en su interior descubre un alijo de cocaína millonario

Encuentra droga en el coche

Tremenda sorpresa la que se llevó este conductor. Compró un coche de segunda mano y, en su interior, encontró un alijo de cocaína. Pero no uno pequeño, la droga encontraba costaba ¡más de 750.000 euros!

Esta historia nos lleva al condado de Webb, en Texas (EE.UU). Un ciudadano adquirió un coche en una subasta local; de vuelta a casa, al inspeccionar el vehículo encontró varios fardos de cocaína que, según la Oficina del Sheriff local, tiene un valor de 850.000 dólares (al cambio, unos 755.000 euros).

En vídeo: el mecanismo que utilizaban unos traficantes para esconder la matrícula

Casi un millón de dólares en cocaína en dos compartimentos ocultos

El texano que adquirió el coche y cuya identidad no ha trascendido regresó a casa satisfecho con su compra. Una vez allí los inspeccionó con cuidado y encontró un compartimento oculto que guardaba varios paquetes fuertemente sellados. Rápidamente se percató de que el contenido de esos paquetes no era legal por lo que no dudó en ponerse en contacto con la Policía.

Así esconden la droga en los coches los narcos

Cuando la Policía inspeccionó el vehículo llegó una nueva sorpresa. Los paquetes encontrados por el nuevo propietario del coche no eran más que la mitad del alijo: en el interior había un segundo compartimento que guardaba otra cantidad similar de fardos.

El coche comprado en una subasta ocultaba 30 fardos de cocaína; un total de  33,5 kilos que puestos en el mercado habrían alcanzado un valor de 850.000 dólares. En este enlace, puedes ver las fotos del alijo.

No han trascendido más datos del suceso. Ni nombre del nuevo propietario ni marca y modelo del coche. Tampoco se ha hecho pública la denominación de la casa de subastas. La Policía de Webb ha elogiado la actuación del propietario y ha recalcado que, para evitar problemas, hay que acudir a las autoridades en el momento de sospecha de que algo ilegal está sucediendo.

Y además