Skip to main content

Noticia

Comparativa: 5 compactos tuneado en la nieve. ¡Derrapes sin fin!

5 compactos tuneado en la nieve

Coches tuning compactos, en la nieve. ¿Puede funcionar algo así? Para comprobarlo, nos hemos puesto al volante de un Ford Focus RS preparado por Wolf, un Mercedes AMG A 45 de Lorinser, un Seat León ST Cupra 300 de JE Design, un Audi RS 3 Sportback de Abt y un BMW Serie 2 de AC Schnitzer. En Finlandia, en el escenario mas invernal posible. Todos con tracción integral, claro. Comparativa: 5 compactos tuneado en la nieve.

No solo más potencia

5 compactos tuneado en la nieve

Además, para se igualitarios, todos ha rodado con unos Continental WinterContact TS 860 S en dimensiones 235/35 R 19. Empecemos con el Audi RS 3 Sportback de Abt. El preparador de Audi se entrega a la potencia. Con modificaciones en la electrónica, el refrigerador del turbo y el sistema de escape, este RS 3 entrega 500 CV, esto es, 100 más que el modelo de serie. Suficientes para pulverizar la nieve de este rincón finlandés.

En cuanto al apartado estético, Abt añade un faldón delantero, llantas de 19 pulgadas y un paquete especial de invierno con el que el chasis helicoidal no resulta tan extremadamente bajo. El BMW de Ac Schnitzer es el ACL2S Coupé, sobre la base de un BMW M240i con xDrive. Tiene vías más anchas y un morro más hundido, chasis helicoidal ruedas de 19 pulgadas, salida de escape cuádruple y unos excelentes baquets de Recaro. El seis cilindros turbo rinde ahora 400 CV, en lugar de los 340 originales.

Wolf, por su parte, sube la potencia del dos litros turbo del Ford Focus de 350 a 389 CV, y añade nuevo sistema de escape y suspensiones deportivas modificadas de H&R. Poco más hacía falta en este compacto deportivo. La tracción integral variable permite conducciones diversas en sus cuatro modos posibles, incluido un programa Drift. El A 45 AMG de Lorinser incrementa su poderío de 381 a 418 CV. ¿Y el quinto en liza? Solo la variante familiar del Seat León ST Cupra hereda la tracción integral 4Motiom de Volkswagen.

5 compactos tuneado en la nieve

A JE Design le parece que los 300 CV de serie son más que suficientes para ofrecer buenas dosis de diversión en la nieve, y sus modificaciones van por otros derroteros. Ópticamente es ahora más ancho, los umbrales más bajos y el sistema de escape más grande. En el chasis mete un nuevo juego de suspensiones.

¡Arrancamos!

El subcampeón de Rally Uwe Nittel es el encargado de llevar a estas bestias en el circuito de nieve de Finlandia. Hemos medido la aceleración hasta los 80 km/h, así como sus comportamientos. Empieza en el Abt. ESP desconectado, cambio en manual, y arranca. En cuanto el RS 3 rueda, los neumáticos de invierno arañan la nieve. En el espejo retrovisor solo se ve una enorme nuble blanca, y el cinco cilindros aúlla que es una delicia.

5 compactos tuneado en la nieve

La zaga empieza a bailar un poco. Marchas tres y cuatro, 78, 79, 80 km/h, y la pantalla del medidor marca 6,7 segundos. Un tiempo excepcional, en un coche que acelera en 3,7 segundos de 0 a 100 en asfalto seco. La entrega de potencia es dosificable, el tacto de la dirección es muy confiable. Uwe encara la primera recta larga y busca grip a la salida de la curva. Una marcha más, y las ruedas encuentran su agarre enseguida. Con todo, nuestro piloto opina que el duro chasis le lleva a un subviraje acusado, y que los 500 CV son algo excesivos para hielo y nieve.

Como un propulsión trasera

¿Puede superar esto el Ac Schnitzer? No del todo. El xDrive, que prioriza claramente la zaga, lo zarandea violentamente al arrancar, la nube de nieve es aún mayor que en el Audi, y la aceleración de 0 a 80 km/h es en 7,8 segundos. No es para nada un mal dato. Desde la primera curva, el BMW se comporta como un propulsión trasera. Y lo cierto es que la diversión es infinita. "El cambio automático de ocho velocidades inserta de manera fulminante, el coche se deja dirigir con el acelerador, y transmite muy buenas sensaciones de grip y de dirección".

Casi el favorito 

El JE León hace el mismo tiempo en la aceleración de 0 a 80. Al arrancar tiene que pelear con la potencia y su sistema de tracción integral. El cuatro cilindros aúlla y el escape emite explosiones en las inserciones, mientras la tracción se va repartiendo adelante y atrás. En el circuito ha sorprendido su buen equilibrio, y transmite mucha adherencia. "Si el cambio hiciera lo que yo quiero, sería mi favorito", dice el piloto.

5 compactos tuneado en la nieve

El A 45 pasa de 0 a 80 en 7,7 segundos. Pero el cambio de doble embrague no inserta lo suficientemente rápido y el coche subvira casi en cada curva. "En general el Mercedes se comporta como un tracción delantera, echo de menos más nervio en la zaga.. Una pena, porque el motor, con su extra de potencia, es un auténtico disfrute".

Y el más rápido es...

¿Y el Wolf? Subjetivamente, lo cierto es que nos ha encantado su cambio manual (el único), pero le falta algo de punch en bajas. Pero una vez lanzado, el empuje es encomiable. Y pasa de 0 a 80 en 7,3 segundos. El piloto nos cuenta: "¡Hace exactamente lo que yo quiero! Es muy ágil, permite utilizar los cambios de apoyo en mi favor, y en global tiene un 'handling' excelente.

5 compactos tuneado en la nieve

A pesar de su suspensión más rígida, las ruedas siempre tienen suficiente espacio libre para trabajar. Y los neumáticos logran el máximo grip. A eso añade que la potencia es muy dosificable". No solo suena bien lo que dice: también lo es en la práctica. Al final, hace el mejor tiempo por vuelta: le saca ocho décimas al Audi RS 3.

Y además