Skip to main content

Noticia

F1

Cómo Hamilton puso de los nervios a su equipo en Silverstone

Hamilton en Silverstone
Motorsport Images
Lewis Hamilton exprimió su Mercedes en la última vuelta de carrera... aunque su equipo le indicase lo contrario.

Lewis Hamilton puso de los nervios a los integrantes de su equipo, Mercedes, en la última vuelta del Gran Premio de Gran Bretaña, en Silverstone. El piloto británico llevó al límite su coche en la última vuelta para marcar la vuelta rápida de carrera, con unos neumáticos que tenían 32 vueltas encima… ¡en Mercedes temieron un accidente!

Te puede interesar: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

VÍDEO: El jefe de Mercedes pilota el mítico Mercedes W196

Como bien sabrás, desde principios de temporada, conseguir la vuelta rápida de carrera tiene un punto como premio en la Fórmula 1. Una medida que tiene tanto gente a favor como detractores, pero que sea como sea, aporta un ápice más de emoción al final de los grandes premios. Algunos pilotos deciden hacer incluso una parada en boxes extra – siempre y cuando tengan suficiente ventaja con respecto a su perseguidor – para tratar de conseguir un punto más.

Ir a por la vuelta rápida no es recomendable para el piloto que está en cabeza de carrera o que tiene una posición envidiable, ya que llevar al límite la mecánica del coche con el que compite al final de un Gran Premio puede llevar a un error de pilotaje o a la aparición de un problema mecánico.

A Hamilton ninguna de estas cosas le importaron en Silverstone, su carrera de casa, y ni siquiera entró en boxes para poner neumáticos nuevos ante la posibilidad de que Valtteri Bottas - que acababa de hacer su segunda parada obligatoria para montar un neumático diferente – luchase con el por la victoria. Hizo la vuelta rápida con un juego de gomas con 32 vueltas encima.

Hamilton gana en Silverstone
Motorsport Images

“Siempre estamos hablando sobre los neumáticos. Se dice que no duran y cosas así, por lo que fue genial ver que todavía tenía neumáticos al final. Básicamente fue una vuelta de clasificación. Fue impresionante. No hay mejor forma de acabar la carrera. Es la mejor vuelta que he hecho nunca”, dijo el británico tras bajarse del coche, con un espectacular 1:27.369 que le sirvió para lograr un punto más para su casillero de esta temporada.

A pesar de que hubo mucho que celebrar, esta vuelta no gustó nada a Mercedes, ya que se ponía en juego el doblete del equipo alemán. “Nos quitó la respiración. Con un neumático duro viejo y consigue la vuelta rápida. Es impresionante”, dijo el director técnico de Mercedes, James Allison.

Para el jefe del equipo, Toto Wolff, la situación fue absurda. Y no le falta razón en sus declaraciones, aunque vemos que al final es el piloto quien toma la decisión final.

“Hay un cierto punto gracioso en esto, porque desde que tenemos estas reglas, los ingenieros muestran los domingos por la mañana en su reunión su negativa a ir a por al vuelta rápida, porque hay mucho riesgo en ello. Luego ves que los pilotos hacen lo que quieren. Esto lleva a una situación absurda, porque sobre el papel, un neumático de 32 vueltas nunca debería ser suficiente para marcar la vuelta rápida”, dijo el austriaco, según recoge F1ii.com.

Hamilton y los mecánicos del equipo Mercedes
Motorsport Images

La consecución de la vuelta rápida por parte de Hamilton con ese neumático usado muestra, por tanto, el fantástico nivel del piloto británico y también cuánto “mima” el Mercedes W10 los neumáticos. Sea como sea, y con riesgo incluido, Hamilton ya suma 223 puntos, lidera el campeonato de pilotos por delante de su compañero Bottas; y Mercedes manda en la clasificación de constructores con 164 puntos de ventaja sobre Ferrari.

Imagen: Motorsport Images

Y además