Skip to main content

Noticia

Cómo estar a punto de causar tres accidentes en menos de 10 segundos

accidentes

La falta de atención es una de las principales causas de los accidentes de tráfico, algo que queda demostrado con un conductor en territorio americano que estuvo a punto de causar tres siniestros en apenas diez segundos. Por suerte la diosa fortuna estaba con él...

El exceso de velocidad, el estado de las carreteras, vehículos que no han recibido el mantenimiento correcto... las causas de los accidentes de tráfico son muchas y de lo más variopintas. Sin embargo, por encima de éstas y todas las demás hay una que depende única y exclusivamente de nosotros: las distracciones. No poner la atención debida cuando estamos tras el volante es una de las principales responsables de causar siniestros. Y si no que se lo digan a nuestro amigo de hoy, un conductor americano que estuvo a punto de causar tres accidentes en menos de diez segundos.

No te pierdas: Brutal accidente en Nürburgring con diez vueltas de campana

El primero de ellos tiene más bien que ver con ese exceso de adrenalina que tienen algunos conductores. Un cambio brusco de carril sin señalizar con el correspondiente intermitente pudo haber acabado mal si viene alguien por detrás. Incluso desde la cámara del coche que graba da la sensación de que éste se ve entorpecido por el triste protagonista de la historia.

La segunda tentativa de accidente llega cuando el conductor del Lexus RX en cuestión no se da cuenta de que el semáforo al que está llegando está en rojo. Por suerte a última hora puede frenar evitando una grave colisión contra uno de los vehículos que cruzaban la vía, cuya señal luminosa sí que estaba en verde.

Por último, y muy posiblemente con el susto en el cuerpo, el conductor decide echar marcha atrás para abandonar la peligrosa posición en la que se había quedado. Eso sí, antes debió percatarse de que por detrás de su coche pasaba un peatón por el correspondiente paso. Solo los buenos reflejos de éste evitan que acabe debajo del SUV de origen japonés.

Sin duda estamos ante una concatenación de situaciones peligrosas que jamás debió darse. Como éstas vivimos muchas cada día en nuestras carreteras, y estaréis de acuerdo conmigo en que son del todo evitables. Basta con poner un poco de nuestro lado para evitarlas. Por un lado, con más atención en lo que hacemos, y por otro rebajando nuestro nivel de estrés al volante. Pensadlo bien, conduciendo como debemos llegaríamos a los sitios mucho más seguros. Tanto nosotros como los que nos rodean.

Lecturas recomendadas