Skip to main content

Noticia

Coches incomprendidos: así era el Renault Wind

Renault Wind
A continuación te voy a contar la historia de un coche incomprendido. Así era el Renault Wind, el biplaza descapotable con el que Renault quiso crear un nicho.

Los coches de nicho o vehículos con un bajo nivel de ventas enfocados en un tipo de comprador muy especializado, no siempre tienen la aceptación que el fabricante espera tener. Por ello la tasa de fracaso entre este tipo de vehículos es muy elevada. Hoy te voy a contar la historia de un coche incomprendido, el Renault Wind, o como Renault creó un biplaza descapotable más pequeño que un Clio para crear un nicho específico.

No te pierdas: Viejas leyendas: así era el Ford Cougar

A lo largo de los años han existido muchos coches como el Renault Wind, vehículos incomprendidos que no gozaron de la aceptación necesaria para que la marca siguiera apostando por ellos, ya fuera en forma de renovación o en una segunda generación. Todos conocemos el caso del Fiat Multipla, un diseño atrevido y complicado que hacía las delicias de los que buscaban un coche práctico, pero siempre ha sido un foco de críticas para los amantes del diseño.

Vídeo: Renault Wind 1.6 16V 130 CV Dynamique

Cuando Renault quiso un biplaza descapotable y asequible

Fue en el Salón del Automóvil de París del año 2004 cuando la firma del rombo presentó un extraño prototipo, denominado Renault Wind Concept, un roadster con 2+1 plazas enfocado en un alto rendimiento gracias a un motor de 136 CV y unas dimensiones más compactas que las de un Renault Clio. Esta primera aproximación no llamó tanto la atención, lo que supuso que la compañía invirtiera otros seis años de desarrollo para presentar un coche de producción que apenas compartía su filosofía y su denominación con el concept car.

Renault Wind Concept
Renault Wind Concept - 2004

En el Salón de Ginebra del año 2010 aparece por primera vez el Wind de producción, un biplaza descapotable que presentaba el lenguaje de diseño de la época, un fiel reflejo de lo que eran el Clio y el Renault Mégane a comienzos de esta época. Sin embargo, la versión de producción tomaba una gran inspiración del Renault Twingo, tanto en dimensiones como en diseño exterior. Tenía una longitud de 3.822 mm, una anchura de 1.698 mm y un altura de 1.415 mm, así como una distancia entre ejes de 2.368 mm y un peso de partida de 1.200 kg.

Renault lo definió como un coupé-roadster equipado con un techo practicable que podía plegarse o desplegarse eléctricamente en apenas 12 segundos que, a diferencia de en otros descapotables de capota dura, éste era una sola pieza que basculaba sobre un eje para quedar resguardada bajo la tapa del maletero. Mientras tanto, el interior era una combinación entre el Clio y el Twingo en cuanto a diseño y materiales empleados e incluía elementos de seguridad como un arco fijo antivuelco justo detrás de la pareja de asientos.

En España, el Renault Wind estaba disponible con dos motorizaciones diferentes, un 1.6 litros atmosférico de cuatro cilindros con 133 CV y 160 Nm de par, o un TCe de cuatro cilindros y 1.2 litros con 100 CV y 152 Nm de par motor. Ambos se asociaban a una transmisión manual que canalizaba la potencia al tren delantero. Los niveles de equipamiento disponibles tan solo eran el Dynamique e incluía elementos como radio MP3, Bluetooth, llantas de aleación o diferentes opciones de tapicería.

Por dimensiones y marco temporal, el Wind fue la alternativa diseñada por Renault para competir con modelos como el Peugeot 207 CC, el Fiat 500C o el Mini Cabrio de la época. Sin embargo, con un precio de partida de algo más de 17.000 euros y la proliferación de una situación económica no muy favorable para coches de este tipo y a ese precio, el Wind tan solo estuvo en producción desde febrero de 2010 hasta junio de 2013, cuando fue finalmente retirado.

Y además