Skip to main content

Noticia

Las 5 claves para saber que es el momento de vender mi coche

Vender mi coche
¿Cuál es el momento perfecto para vender mi coche y ganar el máximo dinero posible? No existe una regla de tres que nos indique una fecha concreta, pero sí una serie de pautas que debemos conocer y que nos pueden hacer elegir bien en este sentido.

No te pierdas: Trucos para tasar tu coche al mejor precio

La venta de coches usados en España es uno de los mercados con más movimiento, con lo que deshacernos de nuestro vehículo no será un problema. Pero, ¿cuál es el mejor momento para vender mi coche? No existe una ciencia exacta que nos indique el día exacto para hacerlo, pero sí una serie de consideraciones a tener en cuenta desde el mismo momento que lo sacamos del concesionario para calcular cuándo le podemos sacar un mayor rendimiento económico.

1. La depreciación del coche

Lo primero que tenemos que tener claro es que tener un coche es perder dinero. El objetivo de este artículo es que lo hagas lo menos posible, teniendo claro que más tarde o más temprano lo venderás. De esta manera, está estudiado que nuestro vehículo perderá entre un 15 y un 20% -algunos modelos incluso un 30%- de su valor durante su primer año de vida, y un 10% anual durante los siguientes cinco. A partir de aquí la depreciación es menor, llegando a ser del 80% a los nueve años.

No te pierdas: Cómo vender tu coche y seguir usándolo

¿Qué podemos hacer con estos datos? Si es el criterio de la antigüedad lo que me hará vender mi coche, lo ideal es que lo hagas o bien dentro de los primeros cuatro años de vida del mismo o a partir del décimo. Si optas por lo primero, el rendimiento económico que le puedas sacar será el mayor posible, mientras que si optas por lo segundo tu objetivo debe ser ganar lo que puedas con un producto que ya ha dado todo lo que tenía que dar. El error viene si queremos deshacernos de él entre el quinto y el noveno año de vida, porque será entonces cuando nos paguen menos en relación al producto que estamos vendiendo.

2. El mantenimiento nos hará ganar dinero

No vamos a recordarte hoy la necesidad de tener nuestro coche en perfecto estado de revista por y para tu seguridad. Pero sí que incidiremos en la necesidad de llevar al día el mantenimiento del vehículo para que, llegado el momento, le saquemos un mayor rendimiento económico al venderlo. Ya sea si hacemos la operación de forma particular o con la ayuda de un concesionario, un cliente que venga a ver tu coche y se encuentre con neumáticos en buen estado, una pintura sin defectos, un interior limpio y demás, tendrá menos reparos en pagar el precio que pidas. Además, si puedes acompañar todo esto con una prueba de conducción que demuestre que no existen taras al volante, mejor que mejor. Todos los gastos que tengas en este sentido durante la vida del vehículo han de ser tomados como una inversión que, en parte, podrás recuperar en el momento de la venta.

3. El kilometraje también influye

Además de la depreciación que sufren los vehículos por el paso del tiempo, también tenemos que tener en cuenta que lo que marque el cuentakilómetros también hará que nos pague más o menos a la hora de vender el coche. Aquí también entra en juego si el vehículo equipa un motor de gasolina o uno diésel. Por ejemplo, los primeros bajan mucho su cotización a partir de los 120.000 kilómetros, mientras que los segundos pueden irse hasta los 150.000 antes de empezar a dar problemas en este sentido.

En el tema del kilometraje no solamente entra en juego la distancia recorrida por el coche en sí, sino el factor psicológico del comprador. Las 6 cifras en el marcador no son buenas para esto, con lo que anticiparte a los 100.000 kilómetros de uso puede hacer que el precio que te paguen sea mucho mayor que una vez rebasadas. Teniendo en cuenta una media de uso de unos 15.000 kilómetros, vender el coche a los 60.000, cuando aún tiene cuatro años, es lo óptimo. Si no, entras en esa fase en la que perderás más dinero del debido.

4. Los coches vigentes se venden mejor

Otro de los puntos a tener en cuenta es que si tu coche va a dejar de producirse, tu unidad va a perder bastante valor. Está demostrado que los compradores de coches de segunda mano hacen menos ascos a adquirir modelos vigentes que otros que ya pasaron a mejor vida. Incluso es aconsejable anticiparse a un posible cambio de generación, lo que además nos permitiría vender el coche antes de la barrera de los 4/5 años que hablábamos anteriormente.

5. ¿Da igual en qué mes vender el coche?

Vender mi coche debería ser algo que yo pudiese hacer cuando quiera, ¿no? Obviamente, pero existen estadísticas que indican que también tenemos que tener en cuenta el mes en el que queremos hacer una operación de este tipo. Éstas nos dicen que en primavera, entre los meses de marzo y julio, es cuando los compradores de este tipo de vehículos se muestran más activos. Aprovéchalo, porque además el aumento de demanda puede hacer que el precio de venta sea mayor.

Conclusión, ¿cuándo tengo que vender mi coche?

Como ves, vender el coche es algo que tiene tantas variantes que puede dar diferentes resultados en función de cada caso. Con esta guía que te hemos hecho puedes decidir, pues también entrarán en juego las necesidades de cada uno, tanto familiares como económicas. Sin embargo, si lo único que cuenta para ti es el rendimiento económico de la operación en cuestión, podemos afirmar que lo ideal es disfrutar el vehículo durante 3 o 4 años sin superar una media de 15.000 kilómetros recorridos al año. Entonces habrá llegado el momento de vender -si es en primavera, mejor- y de apostar por un nuevo 'juguete'. Si no, mejor que lo aguantes.

Y además