Skip to main content

Noticia

Citroën: camino de ser el rival de Dacia de PSA. ¿Acierto?

Citroën C-Elysée 2017

La llegada de Opel conlleva cambios.

Siempre que llega alguien nuevo, los que ya estaban tienen que hacer un reajuste de sus funciones. Pasa en grupos de amigos, en equipos deportivos… y en conglomerados industriales. La adquisición de Opel a General Motors por parte de PSA va atener consecuencias y, si bien parece que Peugeot se erigirá como marca “premium” del grupo, parece que Citroën podría quedarse como la low-cost del mismo. ¿Se trata de un movimiento acertado?

VÍDEO: Nuevo Citroën C-Elysée 2017 en acción, ¡mira los cambios!

Hay que remontarse todavía un poco más atrás para encontrar el comienzo de esta tendencia: la emancipación de DS. Hasta la fecha Citroën tenía una gama de lo más variada, con un núcleo grande de modelos generalistas, alguna que otra incorporación de bajo coste (el C-Elysée) y un pequeño grupo de corte premium con el apellido DS.

Dependiente de la marca madre desde su creación en 2010, a mediados de 2014 se instauró como firma independiente, aumentando desde entonces su cartera de productos hasta el punto de incorporar SUV hoy en día.

PSA podría eliminar motores y plataformas de Opel

La marca del doble chevrón se quedó sin sus modelos aspiracionales, ofreciendo una gama muy similar a la de Peugeot. La situación, que quizá no tenía mucho sentido, necesitaba cambiar en el momento en que el grupo se hizo con Opel. El primer paso fue anunciar que a medio plazo se reducirían los modelos del recién llegado y que se posicionaría enfocado principalmente al mercado eléctrico. El segundo, puede ser “rebajar” de categoría a Citroën.

¿Tiene sentido convertirla en la marca lowcost de la casa? Es posible. Tener dos entidades que ofrezcan gamas muy similares al final implica que se quiten ventas entre ellos. Además, diferenciándolas se permite que Peugeot intente arañar ventas a las premium con algunos de sus modelos, mientras que por abajo se cubre todo el espectro de precios con Citroën. También hay que tener en cuenta que tanto el mencionado C-Elysée como el Cactus (el original) han rendido bastante bien a nivel de ventas, posicionándose como opciones asequibles sin perjudicar la imagen de la marca en el proceso.

Es difícil que lleguemos a ver a fabricante francés entrando de lleno en el territorio de Dacia, pero no sería tan improbable que llegue a ocupar justo el escalón superior a esta, aprovechando el hueco existente entre ambas categorías.

Lecturas recomendadas