Skip to main content

Noticia

Un Chevrolet Corvette Stingray C3… ¡diésel!

Un Chevrolet Corvette Stingray C3… ¡diésel!

Sí, has leído bien. A este Chevrolet Corvette Stingray C3 le han sustituido su motor de origen por un enorme V8 de 5.9 litros Cummins diésel. Con él consigue ponerse a más de 200 km/h en apenas 11 segundos.

No te pierdas: 'Porsche 911 RSRS, con motor de Corvette'

Si preguntas cuál es el coche americano más popular del mundo muchos pueden responderte que es el Chevrolet Corvette. Y es que se trata de un modelo carismático, conocido por todos, y uno de los deportivos americano más reconocidos del planeta. Las generaciones pasadas de este modelo, como la Chevrolet Corvette Stingray C3 siguen enamorando a los amantes de las cuatro ruedas, un clásico que seguro que te encantaría tener en tu garaje. Pues bien, y si te digo que hemos encontrado uno pero que tiene la peculiaridad de montar un motor diésel. ¿Te lo crees?

Este Chevrolet Corvette Stingray C3 ha sufrido una transformación sin precedentes pues se ha sustituido el motor que montaba de fábrica por otro diésel de 5.9 Litros Cummins de ocho cilindros en V. Se trata de una enorme mecánica, poderosa, pues sobresale del capó del deportivo americano. Sí, se trata de un verdadero sacrilegio, aunque con este motor consigue ponerse a 200 km/h en unos 11 segundos. ¡Brutal!

La tercera generación del Chevrolet Corvette se puso a la venta en 1968 y concluyó su producción a principios de la década de los ochenta, en 1982. La mayoría de los componentes del chasis y los motores eran heredados de la generación anterior, aunque varios apartados, como el que tenía que ver con el interior o la carrocería eran de nueva factura. Esta edición consiguió batir el que era el actual récord de ventas vendiendo más de 53.000 unidades.

Estamos ante uno de los clásicos más bonitos que podamos encontrar. Es atractivo, poderoso, y lleva en la sangre todo el poder de los deportivos americanos de entonces. Es por eso que no entendemos realmente esta preparación, aunque la respetamos. Sobre todo por la energía que demuestra tener. ¡De locos!

Lecturas recomendadas