Skip to main content

Noticia

Los Chalecos Amarillos dejan inoperativos la mitad de los radares de Francia

Radar

Ha dejado fuera de servicio más de 600 radares desde que comenzara el conflicto

La protesta de los Chalecos Amarillos comenzó por lo que consideraban un aumento desorbitado del precio de los carburantes, pero desde entonces han destrozado la mitad de los radares de Francia.

Según informa la web Euronews, desde que arrancaran las protestas en Francia cientos de radares y cámaras de tráfico han sido inutilizadas. Algunos fueron objetivo de los gilets jaunes (chalecos amarillos) al inicio del conflicto; otros habían sido saboteados después de que el Gobierno francés decidiese reducir la velocidad máxima en carreteras sencundarias de 90 a 80 km/h este verano.

La decisión de reducir la velocidad responde según el gobierno de Macron al deseo de bajar las altas cifras de siniestralidad en carretera pero un porcentaje muy elevado de la población (70%) se opone al cambio porque cree que los verdaderos motivos son económicos.

Más de 600 radares han dejado de funcionar

La web Forotransporteprofesional pone número a los destrozos y asegura que desde que comenzaran las protestas y hasta el 25 de noviembre, los Chalecos Amarillos han boicoteado más de 600 radares.

Este tuit contiene un vídeo de prueba:

 

Los Chalecos Amarillos utilizan diferentes técnicas para desactivar los radares, mientras unos los pintan o los queman, otros, animan a los conductores a pararse frente a ellos e inutilizarlos de forma temporal pero sin destrozarlos (como en el vídeo); de esta forma la sanción es menor. 

Si atendemos a euronews que habla de la mitad de los radares de Francia, la cifra ahora sería mucho mayor pues el vecino es uno de los países con más radares de Europa.

Los coches también están siendo víctimas de las protestas

Además de dejar inoperativos los radares, los Chalecos Amarillos han hecho de las carreteras y los coches sus armas de lucha.

Cada día, decenas de protestantes se atrincheran en los peajes en lo que llaman paso de barreras gratuito, una práctica que está haciendo perder centenares de miles de euros a las empresas concesionarias. Solo en los peajes de la periferia de Lyon, calculan que han perdido 100.000 euros.

Los coches de lujo también sufren su enfado. El siguiente vídeo muestra cómo destrozaron un Porsche 911 hace unos días:

Lecturas recomendadas