Noticia

El causante del brutal accidente en la N-II iba sin carnet

El causante del brutal accidente en la N-II iba sin carnet

Raúl Salinas

03/04/2016 - 13:14

El terrible accidente que acabó ayer con la vida de siete personas en la N-II a la altura de Pont de Molins, en Girona, fue causado por un conductor francés que circulaba sin carnet y con un importante listado de antecedentes policiales, al igual que el resto de ocupantes del vehículo, jóvenes de entre 19 y 22 años, según se desprende de la investigación realizada por los Mossos d'Esquadra.

La tragedia volvió a golpear ayer la red viaria catalana tras el brutal accidente del autobús en Tarragona. El terrible accidente, en el que fallecieron siete personas, se produjo en el término municipal de Pont de Molins, en una carretera muy polémica por su alta siniestralidad en la zona, la N-II, aunque esta vez, el motivo del brutal impacto no fue la carretera, ni su estado ni su trazado.

Las primeras investigaciones de los Mossos d'Esquadra apuntan a que el coche francés fue el que invadió a una velocidad endiablada el sentido contrario por el que otro coche con tres varones acudían a trabajar a un restaurante en El Pertús. Esto ya se sabía más o menos tras ver la posición de los coches y las marcas dejadas en el lugar de los hechos, pero la investigación finalmente ha descubierto otros detalles que meten miedo.

Los pelos de punta: Tragedia en Nürburgring: brutal accidente de un Nissan GT-R

En el Volkswagen Golf rojo con matrícula francesa viajaban cinco jóvenes de entre 19 y 22 años, con nacionalidad o permiso de residencia en Francia y con un curriculum delictivo de primer nivel. Para empezar, el conductor no contaba con el permiso de circulación en vigor, ya que se lo habían retirado por haberse quedado sin puntos a causa de alcoholémia positiva y exceso de velocidad. El resto de jóvenes también contaban con antecedentes por tráfico de drogas, consumo, desacato a la autoridad, desórdenes públicos, atracos, robos y demás actos delictivos.

Parece claro que este grupo de franceses quería divertirse a lo loco por las carreteras españolas, pensando seguramente en una mayor permisividad de las fuerzas del orden. Una diversión que terminó con sus vidas y, lo peor de todo, con la vida de otros dos inocentes que circulaban en sentido contrario y que iban a su trabajo. Los fallecidos fueron un colombiano de 38 años, cuya esposa estaba a punto de viajar a España para vivir con él, y un marroquí de 31 años.

 

La investigación de los Mossos d’Esquadra siguen investigando la velocidad a la que circulaba el vehículo, pero las primeras declaraciones aseguran que: “a una velocidad suicida”. También investigan las causas y el contexto en el que se produjo: uno de los jóvenes tenía al menos 5.500 euros en billetes grandes, pero podría haber más dinero.  Todos los accidentes con víctimas mortales son desgraciados, pero cuando inocentes mueren por la temeridad o imprudencia brutal de otros, entonces el dolor se debe multiplicar para los amigos y familiares. Una verdadera lástima.


Lecturas recomendadas

Buscador de coches