Skip to main content

Noticia

Casi siete de cada 100 hogares no puede tener coche

Casi siete de cada 100 hogares no puede tener coche

En 2014, casi siete de cada 10 hogares no podían tener coche. Es la cifra más alta de los últimos 10 años a la que se suma el hecho de que el 42,4% no tenía recursos para afrontar gastos inesperados y ante la necesidad de tener que comprar un vehículo estaban obligados a pedir un préstamo.

Dicen que querer es poder, pero esto que en el papel suena muy bonito es falso en la vida real. Y sino, que se lo pregunten a los casi siete de cada diez hogares españoles que no pueden tener coche. Y no porque no quieran, sino porque su situación económica no se lo permite. Igual que no permite al 42,4% de los españoles hacer frente a gastos inesperados con recursos propios y ante la necesidad de comprar un vehículo se ven obligados a pedir un préstamo.

Los anteriores son datos de 2014 publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Son cifras preocupantes, ya que hacía 10 años que no e registraban porcentajes tan altos. Así, decir que el año pasado el 6,5% de los españoles no podía tener coche supone un aumento del 0,4% con respecto a 2013 y del 1,4% si se compara con 2007.

Los seguros de coche subirán el 10% en 2016

Por comunidades autónomas, en Baleares se acumula el mayor porcentaje de hogares incapaces de mantener un coche (cn el 8,9%), seguida de Murcia (8,8%) y Valencia (8,3%). En el otro extremo, están Castilla y León y Navarra (las dos con un 2,5%) y Aragón (3,5%).

Para llegar a estas conclusiones, el INE utiliza tres baremos: el riesgo de pobreza, la carencia material y la baja intensidad de empleo. Los hogares con carencia material se caracterizan por cumplir, al menos, cuatro de estos nueve supuestos: no pueden mantener un coche; no pueden ir de vacaciones al menos una semana al año; no pueden acceder a una comida con carne, pollo o pescado al menos cada dos días; no pueden mantener una temperatira adecuada en sus casas; no pueden permitirse un gasto extra de 650 euros; se retrasan en los pagos del hogar; no pueden tener teléfono, televisión o lavadora.

Lecturas recomendadas