Skip to main content

Noticia

Carreras ilegales entre coches VTC en Madrid: hay dos conductores identificados

VTC

Tapar las matrículas con trapos no les ha servido de nada

La Policía Municipal ya ha identificado a los conductores que participaron en una carrera ilegal de coches VTC el pasado fin de semana en Madrid.

Las fuerzas de la autoridad supieron de lo sucedido por un vídeo que se ha hecho viral en el que aparecen dos vehículos con licencia VTC disputando una carrera ilegal en la madrileño barrio de Vallecas:

El metraje del vídeo es muy corto para ver qué sucede durante la carrera, pero suficiente para que la policía iniciara una investigación que ha concluido con la identificación de los dos conductores implicados.

La secuencia se grabó la madrugada del viernes en el polígono industrial de la Atalayuela de Vallecas Villa. Según publica el diario El Mundo, los conductores que tomaron parte en la carrera ilegal de coches VTC son dos jóvenes de 22 y 20 años y de nacionalidad rumana y colombiana.

Tras ser identificados, ambos conductores han sido despedidos por la empresa de alquiler de vehículos con conductor para la que trabajaban (el nombre no ha trascendido).

Taparon las matrículas con trapos

Conscientes de que lo que están haciendo es ilegal, los dos conductores tapan las matrículas de sus coches con trapos; lo que no ocultan son las pegatinas rojas con estrellas blancas que en la Comunidad de Madrid deben exhibir todos los vehículos con licencia VTC . Eso no les ha servido para evitar ser identificados.

En este vídeo te explicamos el conflicto entre los taxistas y las VTC en un minuto

Participar en carreras ilegales de coches es un delito

La Policía Municipal de Madrid ha identificado a los dos conductores que tomaron parte en la carrera ilegal de coches, pero no los ha detenido.

No significa que vayan a salir indemnes. Sí han sido informados de los delitos de tráfico a los que se enfrentan. El más grave es el de conducir un vehículo a motor con temeridad manifiesta y poniendo en peligro la vida de las personas, que puede acarrear dos años de prisión y la retirada del permiso de conducir entre uno y seis años. 

Si además el juez considera que ha habido manifiesto desprecio por la vida, puede solicitar de dos a cinco años de cárcel y la retirada del permiso hasta 10 años.

 A lo anterior hay que sumar la multa por tapar las matrículas: 500 euros y seis puntos del carné de conducir.

Lecturas recomendadas