Noticia

El adiós de los motores V12 de Mercedes-AMG está muy cerca

Motor V12 Mercedes-AMG
Aarón Pérez

Malas noticias. El adiós de los motores V12 de Mercedes-AMG está muy cerca, y con ello la desaparición de muchas emblemáticas variantes de la marca.

Fue el propio Tobias Moers, director ejecutivo de la división deportiva de Mercedes-Benz, quien aseguró a principios de este mismo mes que el adiós de los motores V12 de Mercedes-AMG está muy cerca y, con ello, la desaparición de muchas variantes emblemáticas de la compañía, todas aquellas con la icónica insignia 65. Sin embargo, la marca ya se está adelantando a esta desaparición con las nuevas versiones híbridas de alto rendimiento firmadas por AMG.

No te pierdas: Precios del Mercedes-AMG G 63 2018

Algo parecido ya ocurrió en el año 2014 cuando Mercedes anunció que ponía fin a la producción del emblemático motor V8 M165 y que lo reemplazaría por el ya conocido bloque V8 biturbo de 4.0 litros que da vida a una larga lista de modelos. El motor original fue introducido en el año 2006 y fue a parar a algunos modelos tan carismáticos como el Mercedes-AMG E63, el ML63, el S63, el CL63 y el R63 (si el monovolumen también tuvo una versión AMG). Pero, si hay un modelo responsable de su popularización, ese fue el Mercedes-AMG C63.

Vídeo: VÍDEO: Mercedes-AMG G 63, ¡la mayor de las bestias!:

El motor V8 de aspiración natural de 6.2 litros logró que el Mercedes Clase C se convirtiera en toda una bestia a batir. Su sonido era ensordecedor y las prestaciones de esta mecánica vieron en su variante Black Series el máximo exponente de su rendimiento. Ahora bien, Mercedes ha anunciado el final próximo de sus motores V12, por lo que podríamos estar ante el final de una época y el comienzo de otra aún mejor. Te explico el porqué.

El V12 de Mercedes-AMG tiene los días contados

El primer V12 de AMG recibió el código M275 y fue a parar al Mercedes-AMG S65, el CL65, el SL65 y el G65. Cuando fue lanzado por primera vez, este V12 biturbo de 6.0 litros tenía una potencia de 612 CV y un par motor de 1.000 Nm. Este propulsor estuvo en activo hasta el año 2015, cuando fue reemplazado por el M279, el cual se basaba en el M277 que fue instalado en el anterior S600, S600 Maybach y en el Maybach Pullman.

El bloque fue equipado con nuevos turbocompresores, colectores de escape y culatas, lo que permitió mejorar el rendimiento de este nuevo motor, de idéntica cilindrada, hasta los 630 CV y 1.000 Nm de par. Sin embargo, este motor tiene los días contados, ya que Mercedes-AMG va a eliminarlo en detrimento de mejores versiones del V8 biturbo. Ten en cuenta que este motor, con 4.0 litros, ya ofrece 630 CV en el Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC de cuatro puertas

Esto permite a la compañía tomar dos caminos claramente diferenciados. Por un lado, Mercedes-AMG podría seguir experimentando con el motor V8 biturbo de 4.0 litros y obtener aún más potencia, algo que empieza a ser más complicado dadas sus limitaciones. También está apostando por la hibridación, con el Mercedes-AMG CLS53 como ejemplo, lo que podría suponer añadir más leña al fuego. 

Personalmente, la tercera opción podría ser la más interesante para los entusiastas. Aumentando la cilindrada del V8 hasta, digamos, 5.0 o 5.5 litros, el motor tendría aún más margen de mejora. Será cuestión de tiempo averiguar qué hace Mercedes-AMG con los motores de su gama más potente, aunque lo que está claro es que tendremos que despedirnos del famoso V12.

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Redactor

Apasionado de los coches desde que tengo memoria