Skip to main content

Noticia

Las 7 cosas que han cambiado al fabricar coches en los últimos 25 años

Fabricar coches

El proceso de fabricar coches ha cambiado mucho en el último cuarto de siglo, pero ¿en qué? Con la ayuda de Seat damos un repaso a lo que ha supuesto el avance del tiempo en este sentido. Y es que 25 años, aunque no lo parezca, dan para mucho.

¿Cómo ha cambiado la vida en los últimos 25 años? Si echas la vista atrás,verás que nada es como era antiguamente. Ni siquiera el fabricar coches. Así nos lo va a contar la gente de Seat, que ha recapitulado las siete variaciones más importantes vividas en este periodo de tiempo. “Cuando pisé por primera vez la planta de Martorell, tenía tan solo 18 años y recuerdo que justo habían pasado los Juegos Olímpicos de Barcelona. Yo era aprendiz y había mucha expectación entre los compañeros: todo era nuevo y se decía que aquella era la fábrica más moderna de Europa”. Así comienza este relato Juan Pérez, actual responsable del equipo de Procesos Prensas, que entró a trabajar en la marca española hace un cuarto de siglo.

¿Una fábrica o un laboratorio?

“Me dieron un mono de color teja que ya no se lleva y entré en Chapistería con mucho respeto. Estaba todo tan limpio que parecía un laboratorio”, recuerda Juan Pérez, que suma sus palabras a las de Víctor Manuel, que empezó con 20 años en el taller 8 de montaje: “Me pareció enorme y tenía mucha luz. Los coches subían y bajaban por ascensores. Nunca había visto nada igual”. Martorell nació con 404.000 metros cuadrados, cifra que se ha ampliado hasta los 2.800.000, el equivalente a 400 campos de fútbol.

No te pierdas: Martorell, la fábrica con más mujeres

Mi primer coche

El comienzo de la actividad de Martorell tuvo lugar en 1993, con la segunda generación del Ibiza y el Córdoba. En ambos casos tanto Víctor Manuel como Juan Pérez ayudaron a fabricarlos. “Recuerdo perfectamente el Seat Córdoba. Fue el primer coche de mi vida. Pasaba cada día por mis manos y enseguida me enamoró”, explica Víctor Manuel. Para Juan, “aquel Seat Ibiza de color azul marino se convirtió en mi compañero de aventuras. Me acababa de sacar el carnet. Siempre le tendré un cariño especial”. Durante estos 25 años se han fabricado 39 modelos diferentes en la fábrica de Martorell.

Los operarios

A la hora de fabricar coches, la vida de los operarios ha cambiado mucho. En los primeros tiempos de Martorell, ésta era como un laberinto en el que podían caminar hasta 10 kilómetros al día. Actualmente los empleados usan hasta125 vehículos guiados automáticamente con los que transportan 23.800 piezas al día.

Los robots

Cuando se trata de fabricar coches, los robots también han supuesto una gran evolución. De los 6.000 trabajadores iniciales se ha pasado a 12.000, los cuales están apoyados por más de 2.000 robots, cada uno con su función. Los trabajos manuales han descendido desde entonces.

Dónde sentarse

La erogonomía de los trabajadores ha evolucionado notablemente en 25 años. De los antiguos taburetes se ha pasado a sillas de lo más confortables desde las que acometer la misión que toque en cada momento. Las sillas de ahora se llaman ‘Raku Raku’, y con ellas el operario puede acceder al interior del coche sentado y tener los materiales al alcance de la mano.

Las horas necesarias para fabricar coches

Antiguamente eran necesarias 60 horas para fabricar un coche, mientras que hoy en día ese lapso de tiempo ha bajado hasta las 16. Por ejemplo, el revisar la pintura se realiza tan solo en 43 segundos gracias al buen hacer de 84 robots. La producción actual, digitalizada y conectada, permite fabricar 2.300 coches al día, una cifra que se reducía a 1.500 hace 25 años. Hoy sale de la fábrica un modelo cada 40 segundos.

La fábrica es una segunda casa

El desarrollo de Martorell a lo largo de los años ha sido así definido por Juan Pérez: “Donde antes había solares ahora hay un parque logístico con varias empresas y hasta una urbanización. Nunca hubiera imaginado que ahora tendríamos 10,5 kilómetros de raíles de trenes, 51 líneas de autobuses. Esta fábrica es el sitio donde he pasado más tiempo en mi vida, donde he conocido a mi mujer y a grandes amigos. Es mi segunda casa”. ¿Qué será de Martorell dentro de 25 años? Seguramente ni lo imaginemos todavía.

Lecturas recomendadas