Skip to main content

Noticia

Coches 4x4

5 frikadas del Jeep Willys que pocos conocen

Jeep Willys

El Jeep Willys está dentro del top de vehículos más icónicos de la historia. El militar convertido a civil era un vehículo multiusos capaz de desenvolverse en cualquier situación. Su legado llega todavía a día de hoy y nosotros queremos contarte 5 frikadas del Jeep Willys que pocos conocen.

Aunque, antes de eso, hay que recordar que el Jeep nació en 1945, así que va camino de su 80º cumpleaños. La evolución que ha experimentado el popular todoterreno, actualmente reencarnado en el Jeep Wrangler, que incluso cuenta con una versión híbrida enchufable, ha sido total. Sin embargo, en sus comienzos su realidad era muy distinta.

El chico para todo

“Fuerte como una mula, ágil como una cabra”, escribió el cronista Ernie Pyle sobre el Willys, una frase que define muy bien la polivalencia del todoterreno, concebido para poder con lo que le echara. Pero esa versatilidad también quedaba reflejada en otros detalles menos espectaculares, pero más prácticos.

Así, el capó plano se utilizaba como mesa para extender mapas y planificar movimientos de tropas o para jugar partidas de póquer, los soldados empleaban el agua caliente del radiador para afeitarse, elementos de su equipamiento se utilizaban para cocinar, etc. 

GAZ-46

El éxito del Willys fue tal que aliados del ejército americano crearon sus propias versiones del modelo. Entre ellos estuvieron los británicos o los soviéticos, estos últimos dando forma al GAZ.

Del todoterreno se crearon variantes de todo tipo, que evolucionaban y compartían elementos entre sí. Seguramente la más llamativa fuera el GAZ-46, un vehículo anfibio con forma de medio 4x4, medio barco, que se utilizaba para hacer reconocimientos en los ríos, así como el traslado de tropas y materiales a través de ellos.

¿El único automóvil deportivo americano?

Si hay algo que no se diría del Jeep Willys, por sus características, es llamarlo deportivo. Polivalente, todoterreno, imbatible, etc.; sí, pero deportivo, no. Y, sin embargo, se atribuye a nada menos que Enzo Ferrari la frase que calificaba al 4x4 como “el único automóvil deportivo americano”.

Resulta curioso que el capo de la marca italiana dijera eso, tanto que incluso nos hemos preguntado: ¿llegó a decirlo en realidad? Investigando por internet, lo cierto es que la frase se da por hecho, pero llegando a este reportaje de Hemmings, que ha investigado el tema en profundidad, parece que es una invención.

La increíble historia del Jeep Willys, que cumple 80 años

El medio señala haber visto la frase repetida en muchos sitios, pero que, a la hora de buscar la fuente original, no encontraron nada. Por ello, leyeron literatura tanto sobre el Willys como sobre Enzo, consultando a expertos en su figura y en ningún caso encontraron un documento que demostrara que la hubiera pronunciado.

Hablaron con Luca dal Monte, ex empleado de Ferrari cuya biografía de Enzo está considerada por el New York Times como al definitiva, y les dijo que “con toda franqueza, en mi investigación para mi biografía de Enzo, nunca encontré la cita sobre Jeep que mencionaste".

Afirma que “para ser más precisos, lo vi, pero nunca en un libro o entrevista de Enzo”, aunque admite que “por supuesto, no prueba inequívocamente que él nunca lo dijo".

Jeep CJ

CJ

Willys fue la denominación militar del modelo, pero cuando se adaptó para el uso de particulares, cambió su nomenclatura. Tampoco es que la marca americana se complicaran en exceso, pues lo llamaron ‘CJ’, que significaba ‘Jeep Civil’.

Fue un todotereeno realmente longevo y es que, aunque recibió actualizaciones, estuvo a la venta desde 1945 hasta 1986, más de cuatro décadas, algo de lo que muy pocos coches pueden presumir. Durante tanto tiempo consiguió vender 1,5 millones de copias. Su relevo inmediato y hasta día de hoy es el Wrangler.

Había que pagar por todo

No son pocas las veces que, al hablar del interior de un coche, los periodistas del mundo del motor utilizamos el calificativo de “espartano” para definirlo. Lógicamente, se hace desde los estándares actuales, porque mirando al Jeep CJ, cualquier otra dotación de equipamiento parece abundante.

De serie solo traía consigo solo tenía el asiento del conductor y el retrovisor lateral. Nada más. Que se pudiera sentar un copiloto, que las luces traseras siquiera existieran o que el parabrisas montase “limpias” eran extras opcionales.

Y además