Skip to main content

Noticia

Las 13 ciudades en las que pronto no podrás circular con tu coche

Vista paisaje de París, con la Torre Eiffel de fondo.

Verás que la lucha contra la contaminación no es solo cosa de Europa

Tras el anuncio de que a partir del mes de noviembre ningún coche (salvo los residentes, los de transporte de mercancías, los taxis y el transporte público) podrá circular por el centro de Madrid, hemos dado una vuelta al mundo (virtual, eso sí), para ver en qué ciudades pronto no vas a poder circular con tu coche.

Ciudades que van a cerrar el centro a los coches

Dentro y fuera de Europa hemos encontrado un total de 13 ciudades que le están poniendo las cosas muy difíciles al tráfico rodado. Cada una ha adoptado sus propias medidas para reducir la presencia de los coches en sus calles centrales.

Madrid, una salida progresiva

Ya que la hemos nombrado empezamos por nuestra capital.

El Plan A de Calidad del Aire de Madrid contempla el cierre al tráfico del centro de la ciudad en 2020. Para ello, el Ayuntamiento tiene un grupo de urbanistas que trabajan en el rediseño de las 24 calles más transitadas de la ciudad que se volverán peatonales.

Entre las medidas anunciadas están multas para quienes no respeten las restricciones y tarifas de estacionamiento más caras para los coches que más contaminen.

El primer paso se dará en noviembre cuando el centro quedará prohibido para los vehículos no residentes o profesionales.

Oslo. Ni un coche en el centro a partir de 2019

La capital de Noruega tiene decidido que a partir de 2019 todo el centro quede cerrado a la circulación de coches de combustión.

Esto es solo un anticipo de una medida más drástica que hará que en 2025 todos los coches que se vendan en el país escandinavo sean eléctricos. Esto suena muy bien, pero ya está teniendo consecuencias para el petróleo noruego (y no buenas).

Como apoyo a la medida, en Oslo están invirtiendo en transporte público y ampliando el número de carriles para bicicletas.

Chengdú, la ciudad donde será más fácil caminar que conducir

Chengdú es una ciudad china con 80.000 habitantes. Está sumida en una profunda renovación que hará que por sus calles sea más fácil andar que conducir y que sus habitantes puedan llegar a cualquier lugar a pie en menos de 15 minutos.

Entre sus planes no está la prohibición total de los coches en toda la ciudad, pero sí en la mitad de sus carreteras. No hay fecha.

Hamburgo y su 'red verde'

La ciudad alemana quiere que caminar y la bici sean los principales medios de transporte de sus habitantes. Para ello, está trabajando en una 'red verde' de espacios conectados a los que la gente pueda acceder sin coche.

Esperan que para 2035 la 'red verde' cubra el 40% de la ciudad, incluyendo parques, campos deportivos y cementerios.

Copenhague, la ciudad de las bicis

La capital de Dinamarca lleva años (desde la década de los 60 más o menos), luchando por implantar la bici como principal medio de transporte. A día de hoy, Copenhague cuenta con más de 200 kms de carriles para bici y tiene uno de los porcentajes más bajos de vehículos en propiedad.

El último objetivo es construir una superautopista para bicicletas que se extienda hasta las periferias. La primera de las 28 rutas previstas se inauguró en 2014.

París, a la cabeza de la lucha contra el diésel

Desde julio de 2016, todos los conductores con coches fabricados antes de 1997 no están autorizados a conducir en el centro los días laborables. Si lo hacen, serán multados; aunque pueden conducir libremente los fines de semana.

El alcalde dice que París también planea duplicar sus carriles bici y limitar determinadas calles a los coches eléctricos para el 2020.

Londres impone una 'tarifa por congestión'

Entre las medidas anunciadas en Londres para reducir el tráfico rodado está la tarifa por congestión: 12,5 libras diarias para los coches así que entran durante las horas pico. 

Además, han anunciado su intención de prohibir los coches diésel en 2020.

Bruselas tiene la segunda área sin coches más grande de Europa

Alrededor de la plaza de Bruselas, la Bolsa y la Rue Neuve (una de las principales vías comerciales) está la segunda zona libre de coches más grande de Europa (la más grande está en Copenhague, Dinamarca).

En enero, empezó a pro a prohibir los coches diésel fabricados antes de 1998. Este verano, la ciudad pondrá transporte público gratuito los días de alta contaminación.

Berlín, la ciudad de las supercarreteras

En marzo de 2017, la capital alemana anunció un plan para construir una docena de supercarriles para bicis, de al menos cuatro metros de ancho y al margen de los coches. Empezaron a construirse a finales de 2017.

En 2008, creó una zona de bajas emisiones que prohibía todos los vehículos de gas y diésel que no cumplieran con las normas nacionales de emisiones; afecta a 34 kms.

Ciudad de México, circulación limitada por días y matrícula

Madrid no es la única ciudad que utiliza la matrícula para restringir la circulación. En Ciudad de México, una parte de los automóviles no puede entrar en el centro dos días laborables y dos sábados al mes. Deciden quién entra y quién no por la matrícula desde abril de 2016.

Bogotá, una de las más políticas 'anticoches' más longevas

Un día a la semana Bogotá (Colombia) cierra 75 kms de carreteras a los coches. Lo hace desde 1974 cuando se empezó a celebrar un evento llamado Ciclovía. 

Tiene más de 300 kms de carril para bici.

También tiene un protocolo llamado Pico y Plata que, en función de la matrícula, limita la circulación las horas de más tráfico.

San Francisco también apuesta por la bici

En agosto de 2017, San Francisco anunció su plan de prohibir los coches y añadir carriles bici en Market Street, una de las calles más transitadas. El siguiente paso es hacer todo Market Street más amigable para los peatones.

Nueva York, sí a los coches pero también a los peatones

Nueva York no piensa cerrar sus calles al tráfico rodado pero sí está aumentando el número de áreas peatonales, junto con las opciones de bicicletas compartidas, metro y autobuses.

Times Square, Herald Square y Madison Square Park son permanentemente peatonales.

Tres sábados de cada mes de agosto, cientos de miles de personas aprovechan las Summer Streets, un evento anual que prohíbe que los coches circulen por una de las principales vías que conectan Central Park con el Puente de Brooklyn y abre las calles a los peatones.

 

Fuente: Business Insider

Lecturas recomendadas