Skip to main content

Noticia

10 consejos para comprar y usar de forma segura la silla del coche de tus hijos

Los 11 motivos por los que se inmoviliza un coche en el acto sillitas

Ni vale cualquiera, ni puesta de cualquier forma

La Organización de Consumidores OCU ha recopilado 10 consejos para comprar y usar de forma segura la silla del coche de tus hijos. Nos hacemos eco porque nos parece fundamental que todos los padres se los graben a fuego y no utilicen excusas como "no lo sabía" o "iba aquí al lado".

Todos los coches nuevos de 2019

1. No compres sillas de segunda mano

A la hora de comprar una silla de coche para bebés, se desaconseja comprar o utilizar una de segunda mano, especialmente si no se sabe qué uso se le ha dado antes.

Esta podría estar en mal estado o haber sufrido un accidente y no proteger correctamente al niño.  

No hace mucho que la DGT se unió a esta recomendación no comprar sillas de segunda mano. El Decálogo de Seguridad Vial (firmado por la Alianza Española para la Seguridad Vial (AESVI), en la que está integrada la DGT) aconseja que la compra de sillas de coche se haga siempre en centros especializados, pues es allí donde mejor pueden asesorar a los padres sobre los sistemas de retención adecuados a sus necesidades. 

2. Utiliza una silla adecuada para el peso o la altura del niño

Cada silla es adecuada para un rango de peso o altura concretos, por lo que no es seguro usar una que no se adecue a las medidas que necesita el bebé.

En la actualidad conviven dos normas de homologación de las sillas:

  • la ECE R-44 que establece qué sillas están homologadas para garantizar la seguridad de los niños que viajan en coche en función de su peso. Esta normativa establece cinco grupos de peso: Grupo 0, hasta 10 kg (aproximadamente los 9 meses); Grupo 0+: hasta 13 kg (aproximadamente los 15 meses); Grupo I, de 9 a 18 kg  (desde los ocho meses aproximadamente hasta los 3 ó 4 años); Grupo II, de 15 a 25 kg (desde los 3 hasta los 7 años); y Grupo III, de 22 a 36 kg (de 6 a 12 años, aproximadamente)

  • la norma i-Size que se basa en la altura para determinar que sillita es la correcta y prohíbe que los bebés vayan de frente si no han cumplido los 15 meses

3. Asegúrate de que la silla está puesta correctamente

Antes de instalar una silla de coche para bebé, es importante leer y entender el manual de instrucciones. Tómate tu tiempo, ya que una silla mal puesta es sinónimo de inseguridad.

4. Las prisas no son buenas

No pongas el coche en marcha sin antes comprobar que el cinturón, el arnés o el resto de los elementos de la silla están bien instalados. Si el niño ya es mayor, enséñale a abrocharse solo y dile que no arrancarás el coche hasta que esté bien asegurado.

5. Que el niño no viaje con demasiada ropa

No es bueno que un bebé o niño viaje con mucha ropa o que esta sea muy abultada, ya que puede afectar negativamente a su seguridad en caso de accidente. Aclimata el coche a una buena temperatura y quítale la ropa que no vaya a necesitar durante el trayecto. Nunca dejes que tu hijo viaje con el abrigo puesto.

2º Informe RACE 2018: seis sillas de coche que NO debes comprar

6. El arnés bien ceñido

Ajusta el arnés de manera que solo quepan uno o dos dedos entre este y el niño. Igual que un arnés demasiado holgado perjudica la seguridad del bebé, tampoco es bueno abrochárselo retorcido. Y lo mismo pasa con el cinturón.

7. El cinturón siempre bien puesto

En las sillas que sujetan al niño con el cinturón de seguridad, comprueba que la parte diagonal del cinturón se apoya en el hombro del niño (no en el cuello) y la horizontal coincide con las caderas en lugar del estómago.

Aunque la Ley permite que los niños viajen sin silla a partir de 135 cms, los expertos recomiendan alargar su uso hasta el metro y medio pues es a esa estatura cuando el cinturón hace correctamente su función.

8. No quites el respaldo de la silla

El respaldo de las sillas para niños más mayores (a partir de 15 kg o 4 años) ofrece una gran protección en caso de choque lateral y, por tanto, es muy importante no quitárselo, aunque la silla ofrezca esa posibilidad.

También hay algunas sillas para estos niños que directamente no llevan respaldo. Se venden como alzadores pero los expertos aseguran que son peligrosos. Hace relativamente poco se modificó la Ley para prohibir que los niños que no alcanzan los 125 cms viajen con sillas sin respaldo.

9. No modifiques la silla

A no ser que el manual de instrucciones te indique que puedes hacerlo, ni se te ocurra hacer cambios a la silla de coche: retirar o añadir piezas, alargar el arnés… Cualquiera de estas acciones puede ser peligrosa y conllevar una reducción de la seguridad del niño.

10. Deshazte de la silla después de un accidente

Si la silla ha sufrido algún accidente, son muy altas las posibilidades de que el arnés, el sistema de instalación, el material protector, etc. ya no protejan como antes. En caso de duda, compra una silla nueva.

Lecturas recomendadas