Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Toyota Prius PHV: tiene toda la lógica

Prueba Toyota Prius PHV
Nota

7

Hay coches pasionales y coches sensatos. Este Toyota Prius PHV es de los segundos. Su conjunto híbrido enchufable ofrece 122 CV y 45 km de autonomía eléctrica. ¿Será el coche ideal?

Cuando un coche tiene una estética tan particular, por muy eficiente y aerodinámica que sea (Cx de 0,25), quizás es mucho decir que se trate de la compra ideal. Pero como lo del diseño es algo muy subjetivo, voy a analizar si este Toyota Prius merece la pena por su conjunto, practicidad y dinamismo con la prueba del Toyota Prius PHV.

Prueba de los 150.000 km: Toyota Prius

Como es obvio, comienzo repasando su mecánica y te confirmo que desde ahora todos los Prius a la venta son híbridos enchufables. Ya no existe el híbrido normal. 

Prueba Toyota Prius PHV

Prueba Toyota Prius PHV

Monta un propulsor 1.8 gasolina de 98 CV y dos motores eléctricos, ambos situados delante: el primero de ellos ofrece 53 kW (71 CV) y el segundo 23 kW (31 CV). Así, la potencia del conjunto es de 122 CV. Por su parte, la batería es de 8,8 kWh de capacidad y promete una autonomía eléctrica teórica de 45 km. Pero en este test el recorrido máximo utilizando sólo la batería ha sido de unos 35 km.

Y un detalle específico de la unidad de pruebas es el techo solar, que da nombre a esta versión (Solar) y recarga una batería auxiliar con una potencia de hasta 150 W, según se indica en el propio cuadro de mandos digital, para alargar la autonomía eléctrica hasta en 5 km al día.

Prueba Toyota Prius PHV

Cuando lo conduces, enseguida te das cuenta de que no es un prodigio de potencia. La verdad es que esperas más de un coche que tiene el apoyo de dos motores eléctricos, un empuje más repentino, pero lo cierto es que esa respuesta no llega y la culpable, como siempre en los híbridos de Toyota, es la caja de cambios tipo epicicloidal, que es el colmo de la eficiencia y el ahorro, pero la antítesis de una respuesta enérgica y contundente. 

Si aceleras a fondo, obtienes mucho ruido y poco empuje. No obstante, hay que reconocer que las prestaciones que ha logrado en esta prueba no están nada mal. Ya que pasa de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos y recupera de 80 a 120 km/h en sólo 8,3 segundos, así que los adelantamientos en carreteras secundarias no le suponen problema alguno.

Prueba Toyota Prius PHV

Y ya que estamos en carretera te comento cómo es su respuesta dinámica. Y en este sentido hay que tener claro que es un coche con un objetivo claro: ofrecer el máximo confort. Y, desde luego, cumple su misión con creces. Eso sí, si para ti es clave un buen dinamismo, no debería ser uno de tus candidatos. Un Seat León e-Hybrid, por ejemplo, sería una mejor alternativa.

Distintos modos de conducción

En el Prius todo es suave: la dirección, la suspensión y, como te decía, la respuesta del motor.

Junto a la palanca de cambios están situados tres botones clave para exprimir sus eficientes cualidades. El primero de ellos es el sistema Drive Mode, con las posiciones Power (no ofrece un gran cambio), Eco (el más eficiente y recomendable) y Normal, para que elijas la que necesites en cada momento. El segundo botón es el HV/EV, para cambiar entre híbrido y 100% eléctrico. Mi recomendación es que salgas con la batería cargada de casa y uses en ciudad siempre el modo eléctrico. Aunque, para eso, lo más sencillo es que presiones el tercer pulsador, denominado EV City.

Prueba Toyota Prius PHV

Lo que no me gusta es que no se ve en el ordenador de viaje la cifra de consumo en kWh/100 km, sólo el porcentaje de batería restante. No obstante, teniendo en cuenta lo que ha durado la batería calculo que el gasto medio ha sido de unos 18,5 kWh cada 100 km. Así, la media de gasto de combustible en los primeros 100 km, una vez que el motor de gasolina entra en acción ha sido de 4,1 l/100 km, lo que quiere decir que en tu día a día el ahorro va a ser muy importante. Y puedes ir picándote contigo mismo, porque cada vez que paras el motor, el Prius puntúa tu estilo de conducción ecológico para que logres ser cada vez más ahorrador.

Prueba Toyota Prius PHV

Y antes de terminar, permite que te hable de cómo es por dentro. Así que paso al interior y descubro unos buenos ajustes. La unión entre las piezas es milimétrica y aunque busque crujidos y rebabas en los plásticos no los encuentro. No obstante, la sensación de calidad no es muy alta, porque el cuero del volante y las puertas no parece de la mejor categoría y el plástico negro con matices perlados de la consola central y los botones grandes tan típicos de los coches japoneses la verdad es que no ayudan a mejorar esa percepción.

Me convence mucho más por su equipamiento, ya que esta versión Solar viene dotada de serie con tomas USB, asientos calefactables, avisador y asistente de cambio involuntario de carril, control de velocidad y control por voz.

Y también es un punto a su favor el amplio hueco para las piernas que ofrece en la segunda fila de asientos. No obstante, recomiendo las plazas traseras sólo para dos pasajeros, ya que el asiento central es duro y estrecho y el túnel de transmisión molesta para colocar los pies.

Mi opinión

El Prius es un coche para un perfil de conductor que piense primero en la eficiencia y después en la eficiencia. Si apuestas por este modelo, olvídate de las sensaciones de conducción. Lo que sí tendrás es confort a raudales y, mucho espacio interior.

Conclusión

Lo mejor

Consumo, confort de marcha, eficiencia y equipamiento.

Lo peor

Transmisión automática, algunos acabados interiores y prestaciones limitadas.

Y además