Skip to main content

Noticia

F1

GP de Corea 2010 de F1. Alonso sobrevivió al naufragio

Fernando Alonso - Ferrari - GP Corea 2010

El primer GP de Corea de la historia se zanjó con la victoria de Fernando Alonso superando a todos sus rivales y también a los elementos.

La historia del GP de Corea no empezó todo lo
bien que le hubiese gustado a Bernie Ecclestone. A medida que aquel
fin de semana del 22 al 24 de octubre se acercaba, la tensión iba
subiendo ante unas obras que no terminaban nunca. Y aunque no se
libraron de una sonora 'pitada' en los medios de comunicación, los
organizadores del Gran Premio de Corea lograron tenerlo todo
listo a tiempo... o casi todo. 

Porque una de las grandes 'pifias' de este Gran Premio, es que
el circuito semiurbano y semipermanente de Yeongam está en una zona
aún despoblada. La consecuencia fue que los equipos se encontraron
con una grotesca situación en la que algunos de sus miembros
incluso tuvieron que dormir en locales de alterne dada la escasez
de hoteles y alojamiento de la zona. 

No llovía a gusto de casi nadie en aquel inicio de la carrera
coreana, lo que no estaba previsto es que acabase diluviando.
Porque las cosas sobre el asfalto del circuito de Yeongam se pusieron tan
feas, o más, de lo que estaban fuera. Las tormentas que azotaron la
zona durante todo el fin de semana y un asfalto recien echado y que
apenas tenía capacidad para drenar convirtieron el circuito coreano
en una pista impracticable. Así que el primer GP de
Corea
de la historia arrancó detrás del 'Safety
Car
', pero ni así pudieron dar más de tres vueltas. Así que la
salida se pospuso una hora más tarde. Para la historia quedarán las
palabras de Fernando Alonso a su ingeniero por
radio: “Son las peores condiciones en las que he conducido un
coche, es imposible, ni siquiera puedo ver a Webber (que salía
delante suyo)”.

El coche de seguridad volvió a controlar una salida lanzada que
no se dio hasta la vuelta 17. Entonces fue cuando empezó el caos.
Dos vueltas después, Mark Webber se salía de pista, tocaba el muro
y volvía al asfalto habiendo perdido el control de su coche. Nico
Rosberg no pudo evitarlo y tuvieron un choque que obligó a ambos a
retirarse de la carrera. Esto debaja a Sebastian Vettel solo en la
cabeza de carrera. Mientras, ocho de los pilotos de la parrilla
iban cayendo uno a uno y por parejas debido a choques y accidentes,
entre los más espectaculares, el de Petrov en la vuelta 40 a más de
200 km/h, afotunadamente sin ninguna consecuencia. 

A 10 vueltas del final, Vettel había logrado mantener el
liderato, pero no fue la lluvia quien le frenaría en esta ocasión,
sino su propio coche, que sufrió una avería y tuvo que abandonar la
carrera. El camino se quedó entonces libre para Fernando Alonso, que llegó a cruar la meta
con casi 15 segundos de distancia con Lewis Hamilton en las últimas
luces de la tarde, ya que los retrasos y las numerosas salidas del
coche de seguridad alargaron tanto el horario que casi se hizo de
noche.

Así fue como Fernando Alonso entró en la
historia del GP de Corea siendo el primer hombre
en ganarlo, lo que unido a las retiradas de Vettel y Webber, le
sirvió para colocarse líder de la clasificación del Mundial a falta de dos
carreras para el final.

Lecturas recomendadas