Skip to main content

Especial

Aston Martin F1: ¿Licencia para soñar?

Aston Martin ha formado parte de la parrilla de la F1 en épocas muy distintas, primero a finales de los años 50 y principios de los 60, y desde 2021 tras la compra de la icónica marca británica por parte del multimillonario canadiense Lawrence Stroll, que decidió dar este nombre a Racing Point, la estructura que ya era de su propiedad desde 2018 tras la adquisición de Force India.

En 2023, Fernando Alonso formará parte de este equipo que tiene mucho que mejorar para llegar a ser uno de los que luchan por el podio y las victorias. El piloto español compartirá alineación con Lance Stroll, que es, ni más ni menos, que el hijo del jefe.

Aston Martin F1 en 2023

La próxima temporada, el equipo británico se marca como objetivo abandonar la parte final de la parrilla para estar, como mínimo, peleando por ser el cuarto o quinto equipo. Ya hay un grupo de trabajo dentro de la escudería con el foco puesto en el 2023, el año en el que llegará Fernando Alonso, a quien ya han definido como un piloto exigente.

Aston Martin utilizará motor Mercedes el año que viene, al igual que lleva haciendo desde su regreso a la F1. La marca británica tiene un estrecho vínculo con el fabricante alemán, y hasta el máximo responsable de Mercedes en F1, Toto Wolff, es accionista de Aston Martin. 

La escudería también se ha reforzado con ingenieros de renombre procedentes de Mercedes, Red Bull y otros equipos, con el objetivo de dar un importante paso adelante.

La fecha de presentación del AMR23 – el coche de la próxima temporada – es todavía incierta, aunque siguiendo el calendario de presentaciones de los últimos años, podemos dar por hecho que el nuevo coche de Fernando Alonso y Lance Stroll se desvelará a principios de febrero…. Si no hay grandes cambios en las fechas de pretemporada.

Pilotos históricos de la marca

Fernando Alonso

Lo veremos conducir el Aston Martin AMR23 y sus sucesores en los próximos años. El piloto asturiano ha abandonado la escudería Alpine en busca de un proyecto a largo plazo que le permita seguir mostrando su competitividad a sus 41 años. El español siente que está a un buen nivel y por ello quiere tener un asiento asegurado.

En Aston Martin se encuentran ilusionados por la llegada del bicampeón español, puesto que son conscientes de que tendrán asegurados tanto un gran embajador mundial para la marca como los mejores resultados posibles sobre la pista. Y, también, un alto nivel de exigencia.

Sebastian Vettel

El cuatro veces campeón mundial de F1 se unió a Aston Martin en 2021, tras abandonar el equipo Ferrari, donde no logró los resultados esperados. Mattia Binotto decidió, tras seis temporadas del alemán allí, sustituirle por Carlos Sainz. 

En Aston Martin, Vettel no ha podido brillar porque no ha tenido un coche que se lo permita. Su mejor resultado fue el segundo puesto del GP de Hungría de 2021, pero desafortunadamente lo perdió tras ser descalificado varias horas tras la carrera al no cumplir el monoplaza con el reglamento..

Tras dos años, el alemán ha decidido colgar el casco para dedicarse a su familia y a otros intereses que tiene fuera del deporte, como la lucha por un mundo más sostenible y respetuoso.

Sebastian Vettel
Motorsport Images

Lance Stroll

Después de debutar en la Fórmula 1 con el equipo Williams y tras competir allí durante XX años, Lance Stroll fichó por la escudería Racing Point en 2018. Su padre, el millonario Lawrence Stroll, había comprado esta estructura, que en 2021 se convirtió en Aston Martin.

Los resultados del canadiense a lo largo de su trayectoria en la categoría reina no han sido especialmente buenos y siempre ha sido un piloto muy irregular. Eso no quita que haya tenido carreras buenas que le hayan llevado incluso a lograr tres podios, en los GP de Sakhir 2020, Italia 2020 y Azerbaiyán 2017.

La historia de Aston Martin en la Fórmula 1

Aston Martin debutó en la Fórmula 1 a finales de los años 50 bajo el mando de su histórico dueño, David Brown. El objetivo del equipo era desafiar al gran dominador de la época, Juan Manuel Fangio, pero los continuos problemas mecánicos se lo impidieron

A mediados de la década de los 50, Aston Martin decidió entrar en el campeonato tras la introducción de los motores de 2.5 litros. Al mismo tiempo que lo decidió, la marca desarrollaba el exitoso DBR1 que compitió y ganó las 24 Horas de Le Mans en 1959 y también los 1000 Kilómetros de Nürburgring tres veces, entre 1957 y 1959. 

El primer F1 de Aston Martin, el DBR4, se estrenó en 1959, compartiendo recursos con el resto de proyectos deportivos, lo que mermó las posibilidades del modelo e hizo que se retrasara su estreno, que ya estaba preparado un año antes. Esto provocó que la marca llevase a pista un modelo desfasado en cuanto a mecánica y aerodinámica. 

En el estreno del DBR4 en el International Trophy de Silverstone (no puntuable para la F1) en mayo de 1959, el británico Roy Salvadori acabó segundo, a solo un segundo de Jack Brabham con un Cooper. 

Equipo Aston Martin historico
Motorsport Images

El segundo puesto de Salvadori en Silverstone fue el mejor resultado logrado por Aston Martin y el DBR4 en una carrera. El vehículo era más pesado y tenía menos potencia que sus competidores, motivo por el que sus pilotos -Salvadori y Carroll Shelby, sus ganadores en Le Mans - debían exprimir al máximo el potencial del mismo… y acababa rompiéndose. 

Sus mejores registros fueron los dos sextos puestos en los GP de Gran Bretaña y Portugal, ambos logrados por Salvadori. Shelby fue octavo en Portugal y décimo en Italia.  En 1960 Aston Martin intentó enmendar los errores e introdujo el DBR5, creado en base al modelo anterior. 

Había evolucionado tecnológicamente y era más ligero, pero siguió sin ser competitivo y así lo demostraron sus resultados: un abandono y un undécimo puesto en el único GP de F1 que disputó, Gran Bretaña. Para 1961, la F1 cambió el reglamento e introdujo motores de 1.5 litros. Aston Martin, tras fracasar en su primer intento de triunfar en la F1, decidió abandonar el campeonato.

Aston Martin, aunque había sido patrocinador de Red Bull durante varios años entre 2016 y 2020, no había vuelto a competir en la Fórmula 1 oficialmente. Sin embargo, todo cambió cuando Lawrence Stroll compró la mayoría de las acciones de Aston Martin y decidió unir su propio equipo (Racing Point, que acababa de comprarlo) y la icónica marca de deportivos para formar Aston Martin F1. 

Se había rumoreado que Aston Martin pudiera regresar a la F1 como proveedor de motores pero, hasta la fecha, ha continuado usando propulsor Mercedes, que además es su socio desde hace décadas.

Toda la actualidad