Zelectric, donde los viejos Escarabajos se hacen eléctricos

Zelectric, donde los viejos Escarabajos se hacen eléctricos

16/10/2015 - 12:59

"¿Por qué van a tener que oler los coches antiguos a gasolina?" se preguntó un buen día Amir Kassaei. De la respuesta, nació Zelectric, la empresa donde los viejos Escarabajos se convierten en Escarabajos eléctricos.

Alguna vez hemos hablado de intentos 'caseros' de convertir un VW Beetle convencional en uno eléctrico. Algunos incluso han salido bien, como el de este familia y su Beetle de 1975. Pero de lo que te hablamos hoy es de algo mucho más importante: una empresa que se dedica a convertir Escarabajos viejos en Escarabajos eléctricos.

Detrás de Zelendric, que es como se llama la empresa, está Amir Kassaei, un expublicista que al cumplir los 50 decidió hacer realidad su sueño de cuando tenía 20 años: fundar un negocio dedicado a transformar coches antiguos en coches eléctricos. 

Amir no entiende la teoría de los puristas que defienden que para que un coche merzca el título de 'clásico' debe montar el motor original. "Un motor eléctrico es limpio, fiablem no necesita mantenimiento y es mucho más rápido que el original", asegura. Entonces, ¿por qué no montarlo en un VW Beetle?

La primera inspiración le llegó tras conocer el VW Bulli, un proyecto de la marca alemana para dotar de un motor eléctrico un prototipo insipirado en el VW Beetle. Kasseai recuerda que, en aquel momento, el gran escollo para fabricar coches eléctricos era el alto coste que suponía su componente esencial: las baterías de ion-litio. Desde entonces hasta ahora, el precio ha bajado mucho.

Todo esto, unido si quieres a la 'crisis de los 50' animó al actual dueño de Zelendric a dejar su trabajo en la agencia de publicidad de la que era socio y trasladarse a San Diego. Desde entonces han transcurrido dos años.

David Bernardo y su Escarabajo eléctrico

David y su esposa Bonnie guardan en el garaje un precio VW Escarabajo de color rojo. Está impoluto, brillante, muy bien cuidado. El suyo no es un Beetle cualquiera, es uno de los que Zelectric ha convertido en eléctrico.

Con un motor de 63 kW ubicado en la parte trasera, el Escarabo enchufable tiene autonomía para recorrer un máximo de 177 kilómetros antes de que se le agoten las baterías de ion-litio que lleva (una en el maletero y otra detrás del asiento trasero).

David reconoce que es feliz con su VW Beetle eléctrico. Reconoce que lo que más 'gracia' le hace es la cara de la gente cuando le ve aproximarse por sorpresa. “Siempre pasa igual. El motor eléctrico es tan silencioso que ni peatones ni ciclistas lo oyen acercarse”, relata con una sonrisa.