Skip to main content
Carlos Baute, estrella invitada en el VW Driving Experience

Carlos Baute, estrella invitada en el VW Driving Experience

Grata sorpresa la que se llevaron los participantes del VW Driving Experience al ver aparecer en el circuito del Jarama a Carlos Baute. El cantante fue el invitado estrella de una jornada en la que quedó claro que disfrutar de la conducción y hacerlo con seguridad no están reñidos sino todo lo contrario.

Grata sorpresa la que se llevaron los asistentes a la VW Driving Experience al ver aparecer en el circuito del Jarama a Carlos Baute. El cantante había sido invitado por la marca para recibir, junto con el resto de los participantes, las clases de conducción del programa de formación con el que Volkswagen recorre la geografía española.


Baute y el resto de inscritos tuvieron a su disposición una amplia flota de vehículos de la casa alemana: varias unidades del Volkswagen Golf GTI (entre ellas, la versión especial de cumpleaños de la cual solo llegarán 290 unidades a España), y otras tantas del Volkswagen Scirocco, el Nuevo Tiguan y el Volkswagen Passat.

La VW Driving Experience 2016 que se ha celebrado en el Jarama (el mismo recinto elegido para a concentración de Golf GTI más grande de España) ha tenido un punto más off road que nunca. Para esta parte de la formación, los participantes se han puesto al volante de varias unidades del Nuevo VW Tiguan.

Baute y sus compañeros de formación asistieron también a dos talleres. En el primero aprendieron cómo funciona el Traffic Jam Assist; en el segundo,recibieron una explicación sobre el funcionamiento de los servicios de movilidad incluidos en el VW e-Up, que incluyen una novedad para toda la marca: el servicio de Security&Services. Basado en tres botones, uno para hablar con una operadora, otro para reportar una avería mecánica y otro, de color rojo, para la llamada de emergencia tras un accidente, llega con la ventaja de ofrecer un servicio directo de reparación a través de la extensa red de Bosch Car Service. 

Hubo tiempo también para la diversión al volante de un Polo DSG que los monitores de la VW Driving Experience habían colocado sobre un circuito marcado con conos y empapado en agua. El objetivo era ver cuán rápidos podían ser los alumnos en el movimiento de manos y como controlaban los subvirajes si entraban demasiado fuertes.

Más cosas que pudieron hacer Carlos Baute y sus compañeros: dar una vuelta al trazado madrileño para comprobar el funcionamiento de los VW Golf GTE y Passat GTE y exprimir al máximos los casi 300 CV del Scirocco R.