El cuarto punto SecureGuard, mayor seguridad para los niños

El cuarto punto SecureGuard, mayor seguridad para los niños

12/12/2016 - 00:03

El temor de muchos padres a que el cinturón de seguridad no sea garantía de protección suficiente para sus hijos no es infundado. Los estudios demuestran que los niños que viajan en sillas del grupo 2/3 tienen alto riesgo de sufrir lesiones abdominales en caso de impacto. La solución llega de la mano de Britax Römer, se llama SecureGuard y es un cuarto punto de anclaje para el cinturón.

Para que tu hijo duerma tan tranquilo y seguro como el de la foto es imprescindible que viaje en una silla de auto segura y adecuada a su edad y talla

Superados los 15 kilos, la normativa europea permite que tu hijo empiece a utilizar un elevador con respaldo alto del grupo 2/3. Es este el Sistema de Retención Infantil (SRI) que utilizará durante más tiempo: hasta los 36 kilos o hasta que su talla supere los 135 centímetros, momento en que legalmente ya podrá viajar sin más sujeción que el cinturón de seguridad (la recomendación de expertos como Britax Römer es que se alargue el momento de abandonar la silla hasta que su altura supere los 150 cms, pues los fabricantes de coches suelen diseñar los cinturones para personas con una talla mínima de 1,5 metros).

Adiós al arnés, hola al cinturón 

El gran cambio que experimenta el niño que deja atrás su silla del grupo 1 y pasa a la del 2/3 es que ya no van sujetos por arnés sino que utilizan el cinturón de seguridad (por eso dicen con orgullo que la suya es ya una silla de mayores).

En las sillas del grupo 2/3, el cinturón de seguridad es el encargado de sujetar tanto la silla como el ocupante. Ahora bien, para proporcionar más estabilidad, especialmente en impactos laterales, algunos modelos se agarran también a los anclajes Isofix del coche mediante conectores rígidos o flexibles.

SecureGuard, el cuarto punto de anclaje del cinturón

Dejado atrás el arnés, hay padres que sienten que su hijo no va seguro sujeto únicamente por el cinturón de seguridad.

Muchos tienen miedo a que sus hijos sufran el denominado efecto submarino (que el cuerpo del pequeño se deslice por debajo del tramo ventral del cinturón) una amenaza real, especialmente si el pequeño no va correctamente sentado. En esta infografía puedes ver cuál es la posición correcta:

El efecto submarino no es el único peligro al que se enfrentan los niños que viajan sujetos con cinturón de seguridad.

Los estudios demuestran que sin el arnés se disparan las lesiones abdominales en caso de accidente, lo que se puede traducir en daños en órganos como el bazo, los riñones o el hígado.

El problema es que, con los movimientos del niño, el tramo ventral del cinturón tiende a subir por encima de la posición recomendada y pasa de retener la cadera a quedar posicionado en la zona de la tripa.

En la siguiente infografía puedes ver las lesiones a las que se enfrenta un niño en caso de accidente:

Para reducir la lesividad en la zona abdominal, Britax Römer ha desarrollado una tecnología con patente en trámite a la que ha denominado, SecureGuard.

SecureGuard es una solución tan sencilla como eficaz y, a la vez, económica: un arnés de entrepierna que actúa a modo de cuarto punto de anclaje para el cinturón de seguridad evitando que el tramo abdominal pueda desviarse del recorrido correcto. Mantiene el cinturón ventral en su posición óptima sobre la cadera, evitando que ascienda hasta la barriga; de este modo, ayuda a reducir las fuerzas sobre el abdomen hasta un 35% en caso de colisión frontal.

La tecnología SecureGuard está disponible en las sillas Advansafix III SICT, Kidfix II XP y Kidfix II XP SICT, para niños de entre 4 y 12 años.