Los coches más increíbles de Need for Speed

13/11/2015 - 08:30

Los coches de Need for Speed se han superado en la última versión del juego, con la incorporación de algunos modelos que solo se pueden conducir en esta entrega, además de incorporar numerosas posibilidades de mejoras técnicas y estéticas.

NFS lleva 20 años ofreciendo a sus jugadores la posibilidad de conducir algunos de los deportivos más deseados del planeta y en su última edición no iba a ser de otra manera. Los coches de Need for Speed mezclan a partes iguales deportivos casi imposibles de ver con clásicos americanos y japoneses que a cualquiera le gustaría conducir, en la última versión de esta franquicia que lleva vendidas más de 150 millones de copias en todo el mundo. 

No te pierdas: "Las 10 claves por las que Need for Speed es un videojuego total"

En la galería de arriba, puedes ver muchos de los deportivos que aparecen en la lista de coches de Need for Speed. Eso sí, al contrario que otras franquicias de juegos de velocidad, aquí más que por la cantidad se apuesta por la calidad y la coherencia con el propio argumento del juego. Como siempre, NFS se apoya en el mundo de las carreras urbanas de EEUU, que esta vez se desarrolla en un entorno urbano inspirado en la ciudad de Los Ángeles, y de noche. 

Así, aunque en la película de Need for Speed estrenada hace un año sí aparecían, en la nueva entrega de Need for Speed no vas a poder conducir modelos tan peculiares como el GTA Spano o el Koenigsegg Agera One. Y es que, gracias a la incorporación de cinco modos de conducción en los que se priman aspectos distintos como el tuneo, las persecuciones policiales o el estilo, para ganar prestigio con los coches de NFS no siempre tendrás que ser el más rápido. En algunos casos, se tratará de ser el mejor driftando o con el estilo de personalización de tu coche, que para eso se incluyen miles de posibilidades en tu garaje. 

Y para esta amalgama de propósitos dispares, la lista de coches de NFS sí que se ha hecho con un gusto exquisito porque en el juego puedes conducir algunos coches que, prácticamente y salvo que un euromillones se cruce en tu camino, no vas a tener ocasión ni de ver por la calle. Así, en lo último de Need for Speed vas a poder conducir desde un Mazda RX-7 con motor rotativo, hasta un Ferrari F40 personalizado, pasando por un Lamborghini Miura SV, un Ford Mustang Boss 302 o un Nissan Skyline GT-R. Encima y a diferencia de otros juegos, esta vez podrás hacer con ellos lo que te la gana: decorarlos, mejorarlos para ir más rápido que nadie o sacarlos a dar un paseo y picarte con un coche de policía. 

¿Alguien da más? Pues sí, porque además el nuevo Need for Speed incorpora el doble de carreteras transitables que en Need for Speed Rivals. Ventura Bay es el distrito por el que discurre esta nueva aventura, aunque tampoco te vas a aburrir de ver siempre lo mismo porque este escenario está, a su vez, dividido en otros cuatro entornos en los que encontrarás variedad a tope: carretera de montaña, autopista y ciudad. Todo, además, se mueve con un realismo desconocido hasta ahora gracias al nuevo motor de juego Frostbite.

Así, cuando te pongas tras el volante de tu Golf GTI MK1 (sí, hay uno entre los coches del nuevo Need for Speed) o de tu Volvo 242, te va a parecer que de verdad estás en uno de estos coches de hace más de 30 años circulando de noche por algo que se asemeja mucho a la ciudad de Los Ángeles. Una experiencia algo más cara de conseguir en la realidad y a la que ya puede optar, virtualmente, desde el 5 de noviembre. 

A continuación, puedes ver los perfiles de algunos de los coches de la lista de Need for Speed con los textos tal y como aparecen en el juego. 

Volvo 242

En agosto de1974, nacido y criado en Suecia, Volvo presentó una nueva generación de coches. El Volvo 242 pertenece a la exitosa serie 240 de Volvo y alcanzó la fama por su funcionalidad y su seguridad. Además, se seguirá fabricando durante diez años. Pese a la forma cuadrada de su carrocería que recuerda a un ladrillo, en Escandinavia es una plataforma para tuneado de gran popularidad, donde puede encontrarse de todo, desde restauraciones muy ajustadas hasta coches para carreras de aceleración potentísimos y que escupen fuego o coches para competición legendarios y plagados de historia.

BMW M2 Coupé

El BMW M2 Coupé es el sucesor del histórico BMW M Coupé de la serie 1. Con su motor de 6 cilindros y tracción trasera, el BMW M2 Coupé marca un nuevo nivel en términos de dinámica de la conducción y de agilidad. Además, los emblemáticos elementos de diseño de la serie M que incluye contribuyen a su expresivo diseño y lo dotan del auténtico aspecto de esta serie. Con un motor que produce 370 cv y un par máximo de 500 Nm, este coche es pura potencia y pondrá en tus manos el máximo placer al volante.

Ferrari F40

El F40 es, en esencia, un coche de carreras construido para la carretera y fue el último automóvil que Enzo Ferrari lanzó antes de morir. Este icono italiano, del que a menudo se dice que es el mejor supercoche del mundo, cuenta con las líneas intemporales e inconfundibles de Ferrari, con paneles de kevlar y fibra de carbono para dotarlo de mayor resistencia y reducir su peso. Propulsado por un ruidoso V8 turboalimentado con doble turbo en paralelo, el Ferrari F40 es una de las cumbres del arte automovilístico.

Datsun 240Z

Conocido como Datsun 240Z fuera de Japón, el S30 Nissan Fairlady ZG fue un coche deportivo muy exitoso propulsado por un aullante motor de 6 cilindros en línea. El Fairlady ZG fue un modelo exclusivo para Japón que incorporaba un amplio parachoques terminado en forma de G, extensiones de los guardabarros atornilladas, un alerón trasero, cubiertas acrílicas para los faros y espejos montados en los guardabarros. Su morro alargado produce un diseño más suave y elegante, mientras que los guardabarros lo dotan de una presencia más amplia y agresiva.

Lamborghini Huracán 610-4

Apodado el “baby Lambo”, la portezuela trasera del Huracán 610-4 esconde un motor central V10 con aspiración natural que transmite la potencia a las cuatro ruedas. Cuenta con una dirección y una suspensión dinámicas de alta tecnología y con un diseño angular y exótico. Con su aspecto elegante y el extraordinario aullido de su V10, este sigiloso guerrero callejero ha sido creado para conducirlo al límite.

Mazda RX-7

Mazda finalizó su tercera generación de la serie RX-7 con una tirada limitada del muy deseado Spirit R. Propulsado con un sobrerrevolucionado motor rotativo 13B-REW con biturbo Hitachi en paralelo, incorporaba un sistema de frenado mejorado y asientos de cubo Recaro ligeros y ribeteados en rojo, entre otros extras. Considerado uno de los coches con mejor manejo y más equilibrados de todos los tiempos, el FD-3S Spirit R solo busca que lo tuneen.

Porsche 911 Carrera S (991)

La plataforma Porsche 911 tiene una trayectoria muy dilatada, pero 50 años después, este diseño de motor trasero se ha perfeccionado hasta un punto en el que ha llegado a ser... bueno, perfecto. La generación actual del 991 Carrera S es una mezcla perfecta de comodidad, velocidad en las rectas y agarre en la parte trasera, todo envuelto en el hermoso sonido de su motor bóxer de 6 cilindros y 3,6 litros. Sencillo, refinado y listo para dar guerra.

Lotus Exige S

Este emblemático peso pluma británico es famoso por su chasis ligero y su equilibrio perfecto. El Exige S está propulsado por un motor Toyota DOHC VVTL-i de 4 cilindros que genera 220 cv y pesa menos de 1000 kg. Con su diseño bajo y ancho, este deportivo de 2 asientos es perfecto para devorar los cañones y salir disparado en las curvas con precisión y elegancia. ¿Quién necesita comodidades cuando puedes disfrutar de una experiencia de conducción tan salvaje?

Lamborghini Diablo SV

Con su glorioso aspecto retro de los 90, el Diablo SuperVeloce o SV está propulsado por un estridente motor V12 de 510 cv, y su forma angular e inclinada y su estilo extravagante y futurista lo hacen inconfundible. Este supercoche radical incluye las típicas puertas de tijera de Lamborghini, y gracias a su tracción trasera, es perfecto para derrapar.