Vuelve a casa por Navidad, pero no te la juegues...

Vuelve a casa por Navidad, pero no te la juegues...

28/12/2016 - 08:54

Muchos son los conductores que tienen pensado coger su Toyota para volver a casa por Navidad. La ocasión lo merece, pero el tiempo no acompaña de manera que para que el reencuentro con la familia sea motivo de alegría y no de susto, toma nota de estos consejos para conducir con mal tiempo que ofrece Toyota.

¿Vuelves a casa por Navidad? Desde el Especial Toyota sólo podemos desearte buen viaje y pedirte que extremes la precaución porque en esta época todo es muy especial... menos la meteorología.

La nieve es muy bonita cuando estás metido en casa (con la chimenea encendida, mejor), pero puede ser un problema hasta que llegas a tu destino, lo mismo que la lluvia o la niebla que en los últimos días de diciembre hacen complicada la circulación.

Para que cuando te reencuentres con la familia tengas anécdotas divertidas y no sustos en la carretera que contar, hacemos un repaso a los consejos que da Toyota para circular con mal tiempo.

Antes de salir de casa

- Revisa el estado del vehículo.

Esta recomendación es válida para todas las épocas del año, pero aún más cuando se complica el tiempo. Circular con un automóvil en malas condiciones puede ocasionar una avería y si quedarse tirado por culpa de una avería es un fastidio en cualquier momento, imagínate cuando el mercurio marca temperaturas bajo cero.

Presta especial atención a los sistemas de frenado, alumbrado, al funcionamiento de los limpiaparabrisas y a los niveles de los líquidos (no olvides el refrigerante).

- Comprueba el estado de los neumáticos.

Legalmente no podrás circular con neumáticos con una profundidad de dibujo inferior a 1,6 milímetros pero lo recomendable es que no dejes que baje de dos mm y menos en invierno.

Presta también atención a que la presión sea la recomendada por el fabricante (ni más, ni menos).

Cuandi la temperatura es inferior a siete grados centígrados, se puede analizar la posibilidad de utilizar cubiertas especiales de invierno, ya que mejoran la adherencia tanto en nieve como en lluvia.

Una vez en carretera

- Adapta la conducción a las circunstancias de la vía

En situaciones de lluvia abundante, nevadas o posibilidad de encontrarse placas de hielo sobre el firme es fundamental evitar frenadas bruscas, así como no circular a altas velocidades.

Para evitar derrapar al arrancar en terrenos deslizantes es recomendable acelerar de forma suave y también utilizar marchas largas. Un aspecto fundamental es ser conscientes de nuestras limitaciones como conductores y no confiarse en ningún momento.

- Usa la ropa adecuada

A pesar de que en el exterior haga frío, no es aconsejable conducir con el abrigo o con prendas voluminosas puestas, ya que dificultan los movimientos y pueden provocar un desplazamiento del cinturón de seguridad, reduciendo la eficacia de este elemento.

Según un estudio de CEA, el 15,1% de los conductores lleva el abrigo cuando se pone al volante, a pesar de que no está recomendado, al igual que mantener una temperatura interior superior a 24 grados.

- Cadenas

No está de más llevar cadenas en el maletero, sobre todo si en el viaje de vuelta a casa debes pasar por un puerto de montaña. Eso sí, no basta con llevarlas, debes saber colocarlas porque una mala utilización puede provocar que no sean tan eficaces como deberían o que incluso se rompan.

- No olvides llevar...

 La rueda de repuesto (o, en su defecto, un kit antipinchazos), un chaleco reflectante o los triángulos obligatorios, así como un rascador para el hielo, un paño antivaho, una linterna, ropa de abrigo, algo de comida, cables de batería y el teléfono móvil con la batería cargada te serán de gran ayuda si vas a afrontar un viaje largo.

- Usa las luces adecuadas

Con niebla o lluvia intensa es tan importante tener una buena visibilidad de lo que nos encontramos en la carretera como que los demás usuarios de la vía nos vean, por lo que debemos asegurarnos de que nuestro sistema de iluminación funciona correctamente.

Además, es importante tener claro qué luces usar en cada momento: con niebla hay que llevar las luces de cruce y el alumbrado antiniebla, mientras que para la lluvia hay que optar únicamente por las luces de cruce.

Unos cuantos trucos útiles

  Las bajas temperaturas, las lluvias, la nieve, el hielo o la niebla pueden ocasionar diferentes situaciones imprevistas, ante las que conviene conocer algunas técnicas o trucos útiles que nos pueden evitar algún que otro quebradero de cabeza.

- no poner el freno de mano si hay helada

- dejar los limpiaparabrisas levantados al estacionar el coche (al día siguiente puedes encontrarlos pegados al cristal)

- rociar los cristales con alcohol en caso de que estén helados.

Y sobre todo... PRUDENCIA

Todos los aspectos explicados anteriormente son de gran importancia, pero se podrían resumir en que a la hora de ponerse al volante en invierno hay que optar por la prudencia y por evitar las prisas, ya que lo importante es llegar a nuestro destino. Por ello, conviene preparar el viaje que vamos a realizar, echar un ojo a las carreteras que vamos a utilizar y revisar el tiempo que nos vamos a encontrar durante el trayecto.

Más de Espacio Toyota