Conductor, te presento a tu ángel de la guarda

Conductor, te presento a tu ángel de la guarda

No hace falta creer en seres místicos para definir a ese 'algo' o alguien que salva tu vida como un ángel de la guarda. Toyota ha creado un copiloto invisible que actúa justamente así: tomando las riendas del coche cuando el conductor ha perdido el control para evitar un accidente.

No lo busques en la imagen, porque tu ángel de la guarda es invisible. Es la tecnología con la que Toyota responde a los retos del futuro de la automoción.

En un contexto en el que el futuro a medio plazo de los coches se bifurca en tres caminos (la conducción manual, la autónoma o la semiautónoma), Toyota ha optado por la tercera vía. Es decir, crear coches que sigan manejando las personas, pero con dotación tecnológica suficiente para que la máquina supla al ser humano solo cuando este quiera o lo necesite.

Bajo esta filosofía, Toyota presenta su copiloto virtual.

Tal y como explica Gill Pratt, CEO del Toyota Research Institute, el sistema funciona de manera similar a “los sistemas de frenado de emergencia y antibloqueo de los frenos" para convetirse "en un conductor virtual que trata de asegurarse de que no habrá un accidente, para lo cual tomará de manera temporal el control del vehículo”.

El sistema, al que han bautizado como `Ángel de la Guarda', está pensado para monitorizar la conducción humana y tomar el control del vehículo si prevé un accidente. También está diseñado para ajustar de manera sutil las acciones del conductor, facilitando la conducción y puliendo el manejo del vehículo.

Por el momento, Toyota está probando su copiloto virtual en simuladores y en un futuro lo pondrá prueba en carreteras reales. “Nuestro plan es ver cómo responderán los seres humanos cuando el vehículo tome temporalmente el control”, explica Pratt. El simulador, situado cerca del Monte Fuji (Japón), permite “conducir” por una superficie similar a la de dos campos de fútbol y activa los sistemas de conducción automática para observar la reacción de los humanos y verificar si la cooperación entre el hombre y la máquina es fluida. Otro de los objetivos es tratar de acortar los tiempos entre el final de la conducción automática y el inicio de la manual, que según algunos estudios podría rondar los ocho segundos.

Toyota Research Center

El Toyota Research Center es una división de la compañía japonesa con sedes en Palo Alto (California) y Cambridge (Massachusetts) que cuenta con hasta 15 centros repartidos por todo el mundo en los que realiza investigación y desarrollo para crear nuevos productos.

En los últimos años han destinado más de 1.000 millones de dólares a Inteligencia Artificial y robótica para desarrollar vehículos autónomos o con sistemas como el 'Ángel de la Guarda', con la vista puesta en la búsqueda de nuevos sistemas de seguridad que eviten accidentes y protejan a los ocupantes de los coches y a los transeúntes.

En este sentido, desde Toyota sostienen que las empresas que están investigando estas tecnologías deberían poner en común los datos que recopilan de sus pruebas para que otros desarrolladores puedan aprender de sus resultados. “En el espíritu real de la seguridad, cuando es un bien público, creemos firmemente que deberíamos colaborar”, sostiene Pratt.

Te puede interesar:

Consejos para evitar accidentes con el ángulo muerto

Un grupo de sumo explica el Toyota Safety Sense

Cómo sentar correctamente a un niño en el coche

Toyota crea una visita virtual para conocer sus modelos

Más de Espacio Toyota