Con estos accesorios perderás el miedo a las columnas

Con estos accesorios perderás el miedo a las columnas

03/12/2016 - 10:00

A todo conductor le ha pasado alguna vez: sin previo aviso, la columna del garaje se mueve y termina impactando contra el coche. Estos golpes que duelen sobre todo en el amor propio, pueden tener los días contados o, al menos, pueden ser susceptibles de 'reparación casera' con estos tres accesorios de Toyota.

Está demostrado: a veces, las columnas del garaje se mueven y lo hacen con la intención de golpear tu coche. 

Estos golpes que resulta triplemente dolorosos (a la vista, al bolsillo y a la amor propio) pueden tener los días contados o, al menos, son susceptibles de repararlos uno mismo con los tres accesorios de Toyota que te mostramos a continuación.

1. Asistente de aparcamiento

Cuando uno estrena coche, experimenta de forma súbita un virulento brote del denominado virus de las esquinas. Si los síntomas comienzan antes de cerrar la compra, suelen tratar de paliarlo con la petición de un sensor de parking entre la dotación tecnológica del vehículo.

Los síntomas se agravan si el conductor no ha tomado esta precaución, carece de ayuda al aparcamiento y además ha sido víctima de algún movimiento de columna (en estos casos el miedo tiene posibilidades de convertirse en fobia).

Llegado a este punto también hay solución. 

Como parte de su gama de accesorios originales, Toyota ofrece dos sistemas de ayuda al aparcamiento:

- el TPA 400 está compuesto de cuatro sensores traseros

- el TPA 800, con cuatro sensores traseros y otros cuatro delanteros

En ambos casos, el conductor puede solicitar al servicio posventa de Toyota la instalación de estos sistemas que se activan en el momento en que el conductor engrana la marcha atrás y advierten mediante señales acústicas que van aumentado de intensidad de la cercanía de obstáculos.

Los sensores se integran perfectamente en los contornos del paragolpes y pueden pintarse del mismo color que la carrocería del coche.

Y su complemento perfecto es la cámara de visión trasera que pueden llevar la mayoría de modelos de Toyota.

2. Toyota Stickfix, arréglalo tú mismo

Tu temor se ha cumplido; la columna se ha movido sólo unos centímetros pero como justo pasaba por allí tu Toyota en ese momento se ha llevado un rasponazo.

Pum, herida en la carrocería y en el amor propio. Pero, ¿es necesario que alguien se entere? ¿Por qué das por hecho que tu fama de conductor impecable con precisión milimétrica a la hora de aparcar está en riesgo?

La solución para que nadie se entere de lo que ha pasado y tu currículum de conductor perfecto siga impoluto se llama Stickfix.

Stickfix es una solución exclusiva de Toyota, un conjunto de parches autoadhesivos precortados que pueden pegarse fácilmente sobre los arañazos y rozaduras y repararlos de una manera suave, duradera y casi imperceptible.

A la venta en concesionarios Toyota, las láminas están disponibles en toda la gama de colores de pintura Toyota. Cada paquete incluye 33 parches diferentes, todos resistentes a las radiaciones ultravioletas, al frío y al calor extremos, a los lavados del coche y a las salpicaduras de combustible.

Para colocarlos, basta con limpiar la superficie, aplicar el adhesivo y alisarlo. Y si en algún momento quieres quitar el adhesivo, es tan fácil como despegarlo con la ayuda de un secador de pelo. 

 Toyota Stickerfix se puede utilizar también para evitar los arañazos antes de que se produzcan, ofreciendo una protección adicional en las partes del coche más vulnerables, como pueden ser los bordes de las puertas. 

3. Toyota Protect, impecable como el primer día

Esto no se lo cuentes a tu vecino, será más divertido verle rabiar de envidia cuando vea que pasa el tiempo y tu Toyota sigue igual de impecable que el día que salió del concesionario.

El secreto se llama Toyota Protect y es un recubrimiento avanzado de la NASA que actúa a nivel molecular para formar un acabado de cerámica endurecido.

Tú llevas tu Toyota a un concesionario o taller oficial y allí le aplican el novedoso producto que hace que tanto la carrocería, como el interior (tapizado incluido) y las llantas mantengan durante cinco años el mismo aspecto que cuando compraste el coche.

Más de Espacio Toyota