Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Hyundai Santa Fe 2018 vs Skoda Kodiaq

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq

Fue el primero. En el 2000, el Hyundai Santa Fe empezó como el primer SUV de la marca coreana. Ahora ya va por su cuarta generación, y ha llovido mucho. Comprobamos cuánto ha evolucionado enfrentándolo a un rival de altura. Comparativa: Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq.

La verdad es que la estampa del Hyundai es imponente, y se ve media talla más grande que el Skoda. Con su llamativo frontal, que incluye una enorme parrilla cromada y faros divididos (arriba diurnos, debajo el resto), así como un lateral masivo y musculado, al menos estéticamente, anuncia a los cuatro vientos que va muy en serio.

VÍDEO: el Hyundai Santa Fe en acción

Tamaño

Ha crecido siete centímetros a lo largo, hasta los 4,77, y también ha ensanchado (1,89 m, + 1 cm) y se ha vuelto más alto ( 1,70 m, + 1,8 cm). Y la batalla aumenta en 6,5 centímetros. Por decirlo de alguna manera, ha alcanzado las cotas del anterior Grand Santa Fe, y por eso ahora se ofrece también como siete plazas. El Skoda Kodiaq es algo más compacto: 4,70 metros de largo, 1,88 de ancho y 1,68 de alto. Pero aun así, logra ser más espacioso que su rival.

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq

Especialmente se nota en su segunda fila, impresionantemente amplia y, en nuestra unidad, con la banqueta deslizante. El Hyundai también la ofrece, y ambos pueden montar una tercera fila de asientos. Y aquí, el Hyundai es especialmente espacioso y cómodo: con un poco de buen voluntad de los pasajeros de la segunda fila, pueden viajar niños de buen tamaño, mientras que los del Kodiaq, mejor que sean pequeños.

Interior

Con las siete plazas, el maletero del Skoda cubica 270 litros, y con las cinco, 560. Si pliegas los asientos llegas a los 2.005 litros, y tiene una capacidad de carga de 616 kilos. La del Hyundai llega a los 648 kilos, y en su maletero entran de 547 a 1.625 litros y, con las siete plazas, se queda en los 130.

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq

En el Skoda encontramos los típicos detalles amenizadores de la marca, como la lámpara extraíble o los paraguas ocultos en las puertas, así como un rascador de hielo en la tapa del maletero, que al mismo tiempo hace de lupa para leer mejor la etiqueta de la presión de las ruedas.

Los acabados del checo son sólidos, aunque el aspecto general, por dentro, es más funcional y atemporal. El Santa Fe sigue otro camino, más en dirección al Audi Q5. El cockpit tiene una construcción opulenta, con instrumentación digital de siete pulgadas, un head-up display con mucha definición, muchos detalles cromados y superficies mullidas y unos acabados y ajustes limpios.

Motor

El Hyundai va motorizado con un 2,2 litros diésel de 200 CV, que ya conocemos del modelo anterior. Es un motor potente y con empuje, y en este caso, va mejor aislado. Por eso, el rodar general del Santa Fe es silencioso. El cambio es una caja automática de ocho velocidades, que inserta rápido y con fluidez, y lo único que perturba un poco su buen funcionamiento son unas arrancadas algo flojas.   También nos ha gustado mucho la directa respuestas de su dirección.

Hyundai Santa Fe vs Skoda Kodiaq

Comportamiento

La unidad de prueba llevaba las llantas de 19 pulgadas, que se notan sobre todo en los baches cortos y las juntas transversales, donde la suspensión resulta algo más seca con este calzado que la del Skoda. El Kodiaq llega con ruedas de 18 y chasis adaptativo DCC opcional, y se asienta con aplomo sobre el asfalto, al tiempo que sus suspensiones filtran con más suavidad que las del Hyundai.

Su dos litros de 190 CV transmiten la fuerza a las cuatro ruedas a través de una caja DSG de siete relaciones. El motor sube de vueltas con más ganas que el del Hyundai, y también es bastante silencioso. Y el DSG, como ya conocemos, da algún tirón en la arrancada, pero una vez lanzado, es cómodo.

Conclusión

Qué duda cabe que la decisión no es fácil: el Hyundai tiene un diseño con más presencia y más moderno, una conducción agradable y un interior muy bien acabado. El Skoda es más discreto, pero aprovecha mejor el espacio y es muy práctico, amén de tener un comportamiento más equilibrado.

¿Cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas