Skip to main content

Historia de MG

MG es una marca británica de coches que nació en 1924 en Longbridge (Birmingham, Inglaterra). Lo hizo de la mano de William Morris y su seña de identidad son los modelos biplaza descapotables, aunque en su gama también hay sitio para las berlinas, los coupé… y ahora para los SUV eléctricos.

Conocida como, MG Motor UK Limited o MG Motor, sus orígenes hay que buscarlos en Morris Garage. Fue allí donde William contrató a Cecil Kimber como director de ventas: la marca abarcaba más del 50% del mercado local y consciente del éxito, Kimber aplicó sus conocimientos de diseño y construcción de carrocerías para producir versiones mejoradas y deportivas de aquellos modelos. Así las cosas, el 1 de mayo de 1924 registró oficialmente la marca y su conocido logo en forma de octágono.

Uno de los primeros modelos que salieron de las líneas de producción fue el MG K3 Magnette que emergió triunfante en la Mille Miglia. Con la Segunda Guerra Mundial, cientos de soldados americanos fueron destinados a Reino Unido donde se toparon con el MG T-Type, MG T-D y MG T-F que acabaron importando a Estados Unidos.

Años 50

En 1952, MG fue absorbida por la British Motor Corporation (BMC) y tres años después de aquello lanzaron el MG A. En 1956 fue el turno del MG ZB Magnette, que ofrecía un atractivo diseño, facilidad de manejo y un espacio confortable para cuatro pasajeros.

Años 60

MG todavía conservaba su popularidad en Reino Unido, algo a lo que contribuyó la Familia Real cuando, en 1962, el Príncipe Carlos apareció con un MG B, el sucesor del MG A. Mientras tanto, BMC se hizo cargo con Jaguar Cars y cambió su nombre a British Motor Holdings antes de unirse a Leyland Motor Corporation en 1968 para formar la British Leyland Motor Corporation (BLMC). Un consorcio que, en 1975, se nacionalizaría parcialmente.

Años 70

Entre 1970 y 1972, se fabricó el MG 1300 usando fibra de vidrio en lugar de acero para evitar la corrosión de los modelos que circulaban por zonas costeras.

Años 80 y 90

La década comenzó con el cierre de la fábrica de Abingdon. A partir de entonces comenzaron las turbulencias en la travesía de MG: en 1986 BL se convirtió en el Grupo Rover y la propiedad de la marca pasó a manos de British Aerospace en 1988 y a BMW en 1994. A pesar de ello, en 1983 el MG Metro cedió el relevo al MG Maestro: un compacto de cinco puertas que tuvo una versión algo más prestacional conocida como MG Maestro Turbo. Poco después, en 1990, alumbraron el MGF.

El efecto 2000 en MG

Mientras el mundo entero esperaba, con curiosidad, la llegada del efecto 2000… MG vivía sumida en sus propios problemas. El grupo MG Rover había comprado la marca a BMW con el objetivo de recuperar su esencia y tradición, pero la situación financiera era insostenible. Ni el MG TF evitó la crónica de una muerte anunciada en 2005.

MG Marvel R

SAIC Motor

Dos años después llegó SAIC Motor, un fabricante chino que adquirió MG para darle un nuevo impulso retomando la producción en la planta de Longbridge. Con ellos volvieron los motores deportivos ya que hubo un nuevo comienzo para el MG TF y su evolución, el MG F. A ambos le siguieron el compacto MG ZR y la berlina MG ZT.

No tardó demasiado en notarse la influencia de SAIC porque en 2012 presentaron el MG 3 y en 2017 llegó el primer SUV de la marca: el MG GS. Para entonces, la producción de todos los coches de la marca británica se había trasladado a la planta de China. Poco a poco, MG fue consolidando su presencia en el segmento de los SUV con la llegada de MG ZS y MG RX5. El siguiente paso ha sido la electrificación de la marca y, tras quince años de ausencia, el regreso a Europa.