Historia de Infiniti

1985-1990

Una idea que se hace realidad

El fabricante japonés Nissan instaura en 1985 un grupo de trabajo ("Horizon Task Force") con un único objetivo: dar forma a una nueva marca de coches de lujo. La idea no es mejorar los modelos existentes y venderlos a un precio mayor, sino crearlos desde cero y conseguir que alcancen el nivel que tienen los de fabricantes premium americanos y europeos ya establecidos en el mercado estadounidense.

Dicho grupo toma como inspiración empresas líderes en el servicio posventa y ajenas al sector del automóvil, tales como Federal Express, Four Seasons Hotels y Nordstrom (grandes almacenes). El resultado se aprecia en el diseño de las primeras exposiciones, con un aspecto más cercano al de un hotel de lujo que al de un concesionario de vehículos. Una seña de identidad que todavía hoy se mantiene, y que sorprende a competencia y clientes con detalles como las tarjetas comerciales de visita o los accesorios.

Finalmente, en julio de 1987 la nueva firma integrada en el seno de Nissan es bautizada con el nombre de “Infiniti”, en clara alusión a su deseo de mirar siempre hacia adelante. Las ventas comienzan de forma oficial el 8 de noviembre de 1989 en 51 centros de Estados Unidos. Los modelos comercializados son el Q45, una berlina de prestaciones sorprendentes, y el coupé M30.

1991-2000

Una excelente atención al cliente

Infiniti se sitúa en el mercado de vehículos de lujo americanos con sus dos únicos modelos. Son su carta de presentación y el reflejo de la filosofía que aplicará a todas sus creaciones: originalidad, prestaciones, calidad y entusiasmo por la conducción.

Pese a su reducida oferta, la marca escala posiciones gracias a su excelente atención al cliente. Su programa de satisfacción, bautizado como Total Ownership Experience (Experiencia Total del Propietario), consigue un buen número de premios, incluido el primer puesto en el estudio del Customer Consumer Service Index, elaborado por la prestigiosa consultora JD Power and Associates.

De forma paralela a sus éxitos, crece también el número de modelos y concesionarios presentes en Estados Unidos y también en Canadá. El Q45 evoluciona e incorpora un habitáculo y un exterior algo más tradicionales. Mientras, el M30 queda descatalogado. Además, se unen la berlina deportiva compacta G20, la J30 (más lujosa), la I30 y el QX4 SUV.

Tras una década de existencia, la marca premium creada por Nissan vende alrededor de 75.000 unidades anuales.

2001-2009

El lujo japonés da el salto a Europa

Con el nuevo milenio, la cúpula de Nissan en general y Carlos Ghosn en particular deciden revitalizar Infiniti y centrarse en una nueva gama de coches con propulsión trasera o tracción a las cuatro ruedas.

El primero en llegar es el G35, una berlina que se presenta en marzo de 2002. Le siguen la versión coupé (noviembre de ese mismo año) y un SUV crossover bautizado como FX (enero de 2003). En 2003, las ventas suman 119.000 unidades e Infiniti se convierte en la marca premium que más ha crecido en Estados Unidos. A medida que avanza la década llegan nuevos productos al mercado norteamericano, como el todocamino QX (2004), la berlina M (2005), el EX (2007) y la segunda generación del G y FX. Mientras, se retiran de forma gradual los I35, QX4 y QX5.

Estos años suponen un antes y un después para la marca, que amplía sus fronteras. Aunque inicialmente Infiniti concentra sus actividades en América del Norte, a partir de 1996 inicia un proceso de expansión (Oriente Medio y Taiwan) que culmina esta década con la entrada en Corea del Sur (2005); Rusia y Ucrania (2006); y China (2007).

La esperada llegada a Europa Occidental (España incluida) se produce a finales de 2008. Las matriculaciones de modelos en el mercado ibérico empiezan en septiembre, gracias a un acuerdo que convierte al grupo Bergé Automoción en el distribuidor oficial. Simultánemente, la firma es lanzada en Bélgica, Bulgaria, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia y Suiza.

Durante el último año, el fabricante ha continuado su crecimiento (Alemania y Gran Bretaña) y el lanzamiento de nuevos. Actualmente, la marca premium nipona vende sus vehículos en 35 países (93% del mercado global de lujo).