Historia de Chevrolet

1878-1900

Un joven ingeniero

Louis Chevrolet nace en La Chaux-de-Fonds (Suiza) en 1878. Hijo de un relojero, hereda de su padre el amor por la ingeniería y se pasa el día desmontando objetos para comprender su funcionamiento.

A la edad de 11 años tiene que abandonar sus estudios y comienza a trabajar en un taller de reparación de bicicletas para ayudar a sus padres. Poco después empieza a pilotar motocicletas y a construirlas. Con el dinero de los premios que obtiene, ayuda a la manutención de sus hermanos.

En torno a 1896, Vanderbilt, un magnate inmobiliario estadounidense, acude al taller con su triciclo motorizado averiado. La reparación de Chevrolet impresiona al millonario, que le anima a hacer fortuna en América. Louis decide probar, aunque antes se instala en París un año. Allí, trabaja en un centro de producción de coches y aprende todo lo necesario sobre el funcionamiento de los motores de combustión. Además, ahorra el dinero necesario para el viaje.

1901-1910

El germen de Chevrolet Motor Car Company

Tras una pequeña escala en Canadá, Chevrolet se traslada a Nueva York en 1901. Allí consigue trabajo como mecánico y diseñador en De Dion-Bouton, el fabricante de coches más grande del mundo. Cuatro años más tarde se incorpora a Fiat y gana su primera carrera importante (establece un récord de velocidad). Desde este momento, Chevrolet inicia una racha de victorias en los circuitos estadounidenses que se prolonga durante 15 años y que le convierte en una estrella de fama internacional.

Louis abandona Fiat en 1906 y se traslada a Filadelfia. En la empresa Walter Christie trabaja en el desarrollo de un nuevo coche de carreras con tracción delantera y motor Darracq V8. El resultado es otro nuevo récord mundial (191,5 km/h). Chevrolet continúa compitiendo, y durante su participación en Buick como piloto conoce a William C. Durant, propietario de la General Company of New Jersey (que después será General Motors).

1911-1920

El primer Chevrolet

"Billy" Durant se percata de la enorme habilidad de Louis Chevrolet, y se une a él para fundar Chevrolet Motor Car Company el 3 de noviembre de 1911. Los primeros modelos del Classic Six salen de la fábrica de Detroit a comienzos de 1912.

Sin embargo, este binomio dura poco tiempo. Chevrolet había querido siempre fabricar coches de gran calidad, pero Durant abraza muy pronto la idea de los "people's car" (coches lo más baratos posible). Ninguno de los dos cede en sus planteamientos y el resultado es que, en 1913, Louis abandona la compañía. No obstante, la marca mantiene su nombre.

Mientras Chevrolet se desarrolla rápidamente en las plantas de Durant, Louis retoma su pasión de siempre: fabricar coches de carreras. Para este propósito funda Frontenac Motor Corporation (1914). La primera unidad es un coche de gran calidad fabricado en aluminio. Por su parte, Durant continúa su política de crecimiento: en 1918 Chevrolet se une a General Motors, que acaba convirtiéndose en la compañía más popular de Estados Unidos.

1921-1930

Los coches más demandados

Los resultados demuestran pronto que la apuesta acertada es la de Durant. Sin embargo, y pese al enorme éxito cosechado por la marca Chevrolet durante esta década, Durant no logra sobrevivir a la depresión de los ‘20. Arruinado a nivel personal y empresarial, se ve obligado a renunciar a la dirección de General Motors, que a principios de los años treinta, pasará a manos de William S. Knudsen.

Bajo sus órdenes, el fabricante americano pone en marcha la producción de la Super Series K Pick-Up (1924). Dos años más tarde, “K” (así firmaba todos los documentos) anuncia un plan de inversión de 10 millones de dólares para impulsar la empresa. Meses después, sus coches son los más demandados en el segmento de “bajo precio”.

1931-1940

Un modelo para “llevarlo todo”

General Motors revoluciona el mercado con el Suburban Carryall (1936). Este vehículo concebido “para llevarlo todo” cuenta con un motor de 90 CV montado sobre el chasis de una furgoneta convencional, y permite viajar cómodamente a ocho personas.

La década de los años treinta es también la de la expansión de Chevrolet: a lo largo de estos años amplía sus fronteras y entra de lleno en el mercado europeo, no solo a nivel comercial sino también con la creación de sus propias fábricas.

1941-1950

Hasta siempre, Louis

En junio de 1941, Louis Chevrolet fallece en su casa de Lakewood, al este de Detroit. Apartado de la empresa que fundó y a la que dio nombre, durante unos años se dedicó a la fabricación de motores para aviones. No obtuvo mucho éxito, por lo que finalmente regresó a la planta que Chevrolet tenía operativa en Detroit para trabajar como mecánico.

Este emblemático personaje de la industria automovilística dejaba como legado millones de coches con su nombre. Cuando un periodista amerciano le preguntó una vez si él era tan famoso por la marca de coches o viceversa, Louis contestó con una sonrisa: "Ciertamente hay un poco de cada. Pero una cosa es cierta: Yo estaba ahí primero...".

1951-1960

Nace el Corvette

Superados los horrores de la Guerra, Chevrolet intenta regresar a la primera línea del mercado con un modelo deportivo: el Corvette. Corre 1953, aunque poco después cuando la marca viva uno de los mejores momentos de su historia: en 1955 consigue superar a Ford, su eterno competidor, en volumen de ventas. Por otro lado, el equipo Chevrolet consigue el triunfo en 13 de las 25 carreras del Campeonato NASCAR.

1961-1970

Los años del Camaro y del Malibú

La prosperidad de la posguerra tiene continuidad en la década de los sesenta. Estos años pasan a la historia por el lanzamiento del Camaro y del Malibú, dos modelos que a día de hoy han conseguido por méritos propios el título de “clásicos de la historia de la automoción”. Se presentan en 1963 y 1966 respectivamente, aunque poco antes Chevrolet ya ha asombrado al público con una nueva línea de modelos de pequeño tamaño llamada “Chevy II”.

1971-1980

La crisis de los setenta

La cara amarga del éxito llega en la década de los setenta, cuando el mercado automovilístico americano se ve inmerso en una profunda crisis. Para muchos, la responsable de la situación es la dura competencia que representaban los coches procedentes de Japón, cada vez más numerosos y sofisticados. La respuesta del fabricante americano ante esta situación son los modelos Vega y Monte Carlo. El objetivo es recuperar las ventas hasta un 30%, ya que desde 1968  han caído más de 24 puntos.

1981-1990

A la conquista de Asia

Superada la crisis de la década anterior, los años ochenta se inician con una honda preocupación por las energías no renovables. Chevrolet apuesta por su línea de coches pequeños, y la Chevy II da pasó a la nueva gama Chevette: sus reducidas características, tanto en espacio como en consumo de combustible, son las claves de su éxito.

Estos años son, además, el momento elegido por General Motors para lanzarse a la conquista del continente asiático. De esta forma, en 1983 firma un acuerdo de colaboración con Isuzu, Suzuki, Fuji Heavy Industries y Toyota.

2000-2014

Hacia el nuevo siglo

El Chevrolet Volt lleva a la compañía hacia su segundo centenario. El primer vehículo eléctrico de fabricación en serie, redefine el significado y la filosofia del coche. El Chevrolet Cruze, Sonic o Spark, son vehículos con una presencia en más de 130 paises. Estos vehículos, con espíritu Chevrolet, tienen presencia internacional en un mercado creciente de vehículos compactos. Así mismo, la herencia recibida del resto de vehículos de la gama, lanzan a la compañía a su segundo siglo, haciendo renacer el automovil. Todos ellos, con su icónico estilo, rendimiento y diseño.

En 2014 Chevrolet anunció que la compañía dejará de comercializar sus vehículos en 2016. Deja el Viejo Continente para dejar su hueco a la otra de marca de General Motors: Opel.