Reportaje

Coches 4x4

Mercedes Unimog Concept: más allá del todoterreno

Redacción

20/03/2012 - 09:50

‘Shock’ en las profundidades del bosque. Llega el Mercedes Unimog Concept, la versión conceptual del vehículo más funcional del mundo. Se ha transformado, seis décadas después de su aparición, en un auténtico vehículo de ciencia ficción.

El camión 4x4 más famoso del mundo celebra su cumpleaños, para ello han desarrollado una variante denominada Mercedes Unimog Concept muy ‘cool’, y tan ‘fashion’ que podría pasearse sin complejos por una playa de moda.

Después del perro, el Mercedes Unimog es sin ninguna duda el mejor amigo del hombre. Si hay un incendio, aparece vestido de bombero. Si nieva, se encarga de despejar el asfalto. También rescata a las víctimas de los terremotos, limpia carreteras, retira las ramas caídas en los caminos, ara el campo e incluso nos acompaña en la búsqueda de yacimientos petrolíferos.

 

Pero la realidad es que bajo el Unimog Concept que ha realizado Mercedes encontramos lo mismo que en los demás Unimog. Su alma es la misma que la del modelo clásico. Además, la pena es que nunca llegará a fabricarse en serie. Es tan solo un prototipo para celebrar la tradición de este mítico modelo.

Todo aquí es desproporcionado. Para empezar su color, de engorroso nombre: verde rana veneno de flecha. La asociación es clara: igual que este Mercedes Unimog Concept, el pequeño anfibio tiene un aspecto campestre, es capaz de escalar, atravesar ríos, vive en las ciénagas y en ocasiones puede ser peligroso. Si esta mole no puede pasar por algún sitio, que se olvide cualquier otro vehículo con ruedas, porque este Mercedes es el único automóvil que ha sido capaz de seguir de cerca a un tanque Leopard.

 

Yo tuve una vez la oportunidad de probar uno, no descapotado como este, sino cerrado. Recuerdo que vadeamos un río de una profundidad increíble y cuando el agua sobrepasó el parabrisas llegué a ver un par de truchas, como si tuviera una pecera frente a mí. Así es el Unimog. Por favor, nunca intentes nada similar con otro coche o camión. Es la máquina multifunción perfecta, un compendio de técnica compleja al servicio de sus ocupantes, un fiel servidor dispuesto a hacer lo que se le pida.

 

¡Y ahora esto! Una exclusiva versión que sale de su cascarón dispuesta a todo. Una rana que por fin escupe su veneno. Y no para cazar un escarabajo precisamente. Porque este nuevo Unimog Concept tiene un aspecto realmente amenazante.

Junto a su predecesor, el Mercedes Unimog de 1951, un pequeño vehículo en el que priman las líneas rectas, el prototipo parece un enorme monstruo orgánico con formas curvas por aquí y por allá. Parece un reflejo de la evolución de nuestra maquinaria agraria: de aquel vehículo pensado para arar el campo a esta especie de roadster biónico multitarea. Han pasado muchas cosas en las últimas seis décadas, está claro. De las construcciones rectilíneas, fáciles de concebir y confeccionar, a las formas arriesgadas e imposibles como, por ejemplo, las del Museo Guggenheim. Porque no hay formas más perfectas que las orgánicas. Y en los seres vivos no existen las líneas rectas.

Este estrambótico prototipo incorpora la tecnología del Mercedes Unimog 5000, y, por lo tanto, pertenece a la serie ‘Offroad Extremos’, que es como se conoce a este tipo de monstruos. El modelo 5000 es tan bueno para el campo gracias a sus ejes arqueados. Esto significa que la caña del eje se encuentra más arriba que el punto central de la rueda. La fuerza se transmite a la llanta mediante ruedas dentadas. Además, lleva otro eje de empuje, en el que el cardán corre protegido y evita que se bloquee con la maleza.

Cuenta además con diferenciales autoblocantes delante y detrás, y cuando se activa la tracción integral electroneumática se bloquean solidariamente ambos ejes. También dispone de un enorme recorrido de muelles, ¡60 centímetros! Lo único que le falta a esta pieza única es un nombre. Yo le propongo algunos al departamento de marketing: ‘Mogster’, ‘Futuremog’, ‘Woodster’, ‘BigMog’...

Aunque lo más moderno no siempre es lo mejor. Los innovadores parabrisas del Mercede Unimog Concept no protegen lo suficiente, el volante metálico es incómodo y la instrumentación va muy bien en un museo de diseño, pero no es legible. Además, la postura de conducción se parece a la del banco de un parque y la visibilidad perimétrica brilla por su ausencia. Y hay que decir, sinceramente, que no rueda muy bien. Todo es un poco brusco y ni siquiera el sonido bronco es compatible con su avanzada estética. Le falta el refinamiento por eso el motor de 4,8 l traquetea más a diésel que nunca.

 

No es más que un prototipo. Por eso lo trato con benevolencia. A pesar de todas sus debilidades (que el verdadero Unimog supera a la perfección), muchos elementos del Concept se aplicarán en el futuro. Como su novedosa parrilla con la gran estrella. Da igual el aspecto que tenga: el Unimog, siempre será un mito. Yo propongo que sea Patrimonio de la Humanidad, para celebrar así su 60 cumpleaños.


Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches